ASCENSIÓN MIDI D´OSSAU (2.885M): Travesía de las cuatro agujas que coronan este titán del Pirineo Francés

.

Nuestra sección MONTAÑISMO nos lleva hoy al mítico MIDI D´OSSAU: La belleza vertical de sus agujas ha hecho de sus 2.885 metros uno de los grandes referentes de todo el Pirineo. Para escalar, correr, esquiar o simplemente andar por sus dominios, para todos tiene encanto.

.

Hoy repasamos su ruta de ascensión clásica oara coronar las cuatro agujas. Viviremos tambien su dos cimas principales desde dentro, con la crónica personal de Corinne Crabbé, en su travesía del Petit Pic y Grand Pic quien desde el lado norte de la muga nos trae esa nostalgia compartida de las montañas, que hoy hermana norte y sur del Pirineo.

Croquis Midi d´Ossau, por Patrice de Bellefon. «Los Pirineos; Las 100 Mejores Ascensiones»

___________________

.

EL MIDI D´OSSAU: TITÁN DEL PIRINEO. 

El Pic du Midi d’Ossau (2.885 m) es la montaña que se eleva vertical, dominando el valle de Ossau en los Pirineos franceses. No tiene un llamativo glaciar ni una altitud especial, pero su hermosa silueta, lo convierte en un verdadero icono del Pirineo Francés. Esa forma familiar también lo hace fácilmente reconocible desde lejos y es fácil distinguirlo desde puntos tan apartados como el Boulevard des Pyrénées en Pau, a unos 55 km al norte.

Las agujas del Midi son las que le dan su aspecto peculiar: Tal como se ve normalmente desde el norte, la montaña se presenta con dos picos distintos, aunque desde el sur también es visible perfectamente el encanto de esta cima.

 

.

Este pico se encuentra separado de los picos circundantes, en gran parte rodeado por los valles del Gave de Bious, al oeste, y el Gave du Brousset, al este. Estos dos arroyos de montaña se unen en la aldea de Gabas, al pie de las laderas del norte de la montaña, para formar el Gave d’Ossau.

Políticamente, la montaña se encuentra al 100% en territorio francés, aunque lindando con nuestro país. Está enclavado en el municipio de Laruns, departamento de Pyrénées-Atlantiques y lregión de Aquitania en Francia. Tambien se encuentra dentro del área totalmente protegida del Parque Nacional de los Pirineos, por lo que es VITAL leer los carteles que encontraremos en la ruta de acceso al pico apenas bajarnos del coche, en el parking situado poco más allá de cruzar la frontera por El Portalet.

Primera ascensión oficial: 2OCT 1797. Existen relatos legendarios sobre como el Midi d’Ossau fue supuestamente escalado en 1552 por una expedición dirigida por François de Foix-Candale antes de consagrarse como obispo de Aire. Aunque se discute el éxito de aquella escalada medieval, sí sabemos con certeza que la montaña sí había sido escalada con éxito en 1787, pues fue entonces cuando un agrimensor militar pudo confirmar que se había construido un montículo de triangulación en la cumbre. Por desgracia, no quedó constancia de aquellos pioneros, por lo que la primera subida registrada fue por Guillaume Delfau acompañado por Mathieu, pastor de la vecina Eaux-Bonnes el 2 de octubre de 1797.

La montaña ofrece muchas rutas de ascenso; La vía más normal es una vistosa trepada en roca con una clasificación de PD, II+, D550 m. Se accede a la cumbre habitualmente a través del Refugio de Pombie, una cabaña de montaña propiedad del Club Alpin Francais situada a 2,031m

.La peculiar siluete del gigante resulta tan familiar a los bearneses que hay quienes lo llaman «Jean-Pierre» con la misma naturalidad con que nosotros llamamos por su nombre a nuestros parientes. Completar la gran travesía de sus cuatro cimas es quizá el modo más elegante atractivo de conocer y empaparnos de los mil y un matices que brinda esta bella montaña. Así pues, toma tu arnés, cuerda y casco, que nos vamos a coronarlas: Jean Santé; Aragón, Grand Pic y Petit Pic.

.

TRAVESÍA DE LAS CUATRO AGUJAS DEL MIDI D´OSSAU: Más que una con te. este recorrido es una larga conversa-ción con un nuevo amigo con quien se de-sea descubrir una serie do sólidas afini-dades. La escalada es interesante, aérea y vanada. Es fatigosa por su longitud y a veces dunr para efectuarla en un solo dia hay que ir deprisa y encontrarse muy ágil en los grados III y IV. Existe alguna variante de V pero la vía más habitual no exige más que V en sí (ficha técnica abajo)

  • Grand Pic d’Ossau 2885
    Pointe d’Aragon 2717
  • Pointe Jean Sante 2573
  • Breche Jean Santé 2535

Es también uno de los recorridos más divertidos do toda la cadena, ya que nunca se hace angustioso ni demasiado difícil y se desarrolla en un paisaje de siluetas verticales, sombras y luces que varian a cada largo. Hoy seguimos esta ruta clásica de escalada pirenaica en la voz del clásico Patrice Bellefon, cuyo libro «Los Pirineos: Las 100 Mejores Ascensiones» sigue siendo hoy un magnífico referente para cualquier enamorado de las montañas, como lo es toda aquella soberbia colección alpina dirigida por Gaston Rebuffat. En nuestro caso, la edición de 1977 de la editorial RM es una perla guardada con cariño en la familia. Y que sigue viva y útil, como podeis ver aquí hoy.

 

PUNTO DE PARTIDA: Desde el Refugio de Pombie, se remonta por su margen derecho la gran pedrera que se atraviesa en diagonal hacia la derecha, en un te-rreno muy inestable e ingrato. Así se llega a la base del corredor encajado, bien visible, que separa en la vertical de una profunda brecha la Pointe d’Aragon de la Pointe Jean Santé (1 h). Comienza así la ascensión del Couloir Pom.bie-Peyreget. de la Bréche Jean Sante. Pese a que la vía do las repisas es un poco menos difícil, se prefiere Pombie-Peyreget por ser más interesante, más seguro y más directo.

A partir de la Bréche Jean Santé hay dos vías que conducen a la Pointe d’Aragon: el Couloir Sanchette, que no es dificil, y la vta Barrio. Al que no se desanime ante un paso de grado V puede recomendárselo que tome la vía Barrio, que so desarrolla sobre una roca maravillosamente sólida y coloreada donde la escalada es muy aérea.

Los gendarmes de la arista Aragon-Ruin de Pombie conducen la cordada hasta el Grand Pic. desde donde se descubre la secreta complejidad del circo Sur. En la cumbre dei Grand Pic se calculará el tiempo disponible antas de la noche, teniendo presente que el escalador quo no conozca al detalle todas las astucias de las lajas blancas y de la arista de Peyregot invertirá de 5 a 6 horas para el final del recorrido.

Los detalles del itinerario no son simples salvo error de recorrido. se descenderá en dos horas del Grand Pic, pasando por el Petit Pic, hasta el refugio de Pombie, pero a veces algunos alpinistas prefieren montar rapeles del Grand Pic a la Fourche, asl como en el descenso del Petit Pic.

La travesía de las cuatro puntas es un largo recorrido, especialmente indicado para los comienzos del verano. Entonces resulta aún más atractiva y constituye una excelento conclusión del entrenamiento primaveral.

El hecho, no desdeñable, de que en la cumbre de cada una de las tres primeras puntas se pueda interrumpir el recorrido y descender al valle sin dificultades notables permite emprender el ascenso aunque el tiempo se muestre inseguro. Ahora bien, aunque tales «escapatorias» no permiten incluirla entre las grandes ascen-siones pirenaicas, ofrecen la ventaja de  abrirla sin peligro a la ambición de cordadas jóvenes o no suficientemente preparadas.

FICHA TÉCNICA: Primera ascensión: B. y J. Sanchette, 9 de agosto de 1944.

• Dificultad: D, 1300m. con un paso de V. Largo recorrido, como ya revela ese importante desnivel. No obstante, incluye tramos fáciles y puede ser interrumpido sin problemas en cuatro ocasiones.

• Horario: 7-10 h de escalada.

• Material: 6 mosquetones y 3 ó 4 pt, tones.

 

VUELTA AL MIDI D´OSSAU PARA CORREDORES DE MONTAÑA: Si por lo que sea. la escalada clásica no es lo tuyo, no te preocupes, aquí tienes la VUELTA INTEGRAL AL MIDI para corredores de montaña, otra alternativa más que recomendable, sumando un circuito de 18k/D+1.000m

_______________________

 

UNA NUEVA CITA CON EL “OSSAU”:  TRAVESÍA DE SUS DOS CIMAS. Por Corinne Crabbé.  

.
Al vivir en Laruns, el Midi es parte de mi día a día, nunca deja de sorprenderme. Nunca podré terminar de conocer todos sus rincones. Me regala algo nuevo, cada vez que me encaramo por sus entrañas. Esta vez, fue el Petit Pic quien se me reveló de forma diferente, descubriéndome un nuevo ángulo. Aunque siga hecho de las mismas antiguas piedras, a cada visita este pico me ha regalado el descurbrir una nueva faceta de sus mil caras: Esta vez, a través de una vía más exigente que la más popular, una ruta que intentaba domar poco a poco, con esfuerzos físicos y mentales.

 

Si tenemos en cuenta lo que quiere mostrar, su fachada es conocida por todos: Imponente, una roca plantada en su medio natural. Una base sólida que nos suele asustar con algunos desprendimientos cuando se escala su chimenea. Su vía normal, bella, física y sorprendente, es la más segura para un primer encuentro.

Sin embargo, para los que quieren ir más lejos, saber un poco más de él, quedan varias caras escondidas que se desvelarán al hilo de las variantes. Hoy quería compartir con vosotros una de las últimas ocasiones en que pude compartir algo más con él, antes del confinamiento. Juntos, pudimos descubrir otra parte de esa fuerza de la naturaleza, que tiene en realidad mil caras que ofrecernos.

.

Esta vez elegí un acceso más difícil, una subida más exigente, un camino de piedras tocando el vacío. Al prepararla, ya sabía que esta vía quedaría grabada en mi memoria y que cambiaría mi mirada/punto de vista/opinión sobre el gran coloso del Valleé d´Ossau. Desde su arista, gozamos de un gran mirador con vista sobre las cumbres nos ofrece sumergirnos en su interior: puntas, murallas…

Una vez metida en plena ascensión, pegada a la roca, la sensación de estar tocando el vacío me permitió sobrepasarme. Elegir las presas y grietas para subir en sus pasos más delicados. Apegada a su pared, sentí que me admitía.

En los momentos más cercanos a su verticalidad, medí con cada paso mi potencia y técnica con su orgullo pirenaico. Era un sentir poderoso, la montaña me devolvía mi fuerza, me nutría. Encadeno los pasos, concentrada en mis pies, buscando las presas cuando de pronto, al superar un paso me encuentro con una silueta que invade el paisaje con sus colores y su forma.

Al otro lado de la arista, la montaña lucía encendida por el sol, con los rayos refulgiendo entre las piedras. ¡Qué belleza! No quería dejar de mirar esas magníficas agujas, de un rojo brillante,  iluminadas por la punta de un rayo de sol. Sentirlas así, tan cerca, me inflamó.

Al fin coroné la cima del pequeño pico que perseguía. Paré, admiré el paisaje un momento más y rápidamente descendí en rápel, para volver de nuevo a retomar los 80 metros que nos separan de la cumbre principal. Desde la cima principal, domino y disfruto de los colores de otoño que se reflejan en el bosque de los Arazures, del azul de los lagos de Ayous.

¡Esta vista es imponente! Ahora comprendo que ese nuevo encuentro fue el nacimiento de una nueva relación entre los dos. Al bajar me sentí un poco más fuerte, más poderosa.

¡Hoy, sigo esperando con impaciencia la próxima cita con el OSSAU!

Corinne Crabé.

_________________

SI TE GUSTA LO QUE LEES AQUÍ,
CLICA ESTE BOTÓN PARA APOYARNOS EN PATREON.COM/MAYAYO