MIRIAM GARCÍA PASCUAL, IN MEMORIAM (Tafalla 1964, Meru Norte 1990) Que nunca falte una montaña en tus sueños.

MIRIAM GARCÍA PASCUAL, IN MEMORIAM (Tafalla 1964, Meru Norte 1990) Que nunca falte una montaña en tus sueños.  Se llamaba Miriam, nació en Tafalla. Hace ya más treinta años que se quedó a descansar para siempre en el Meru Norte (6.450m. Himalaya Garwhal). Y sin embargo, cada cierto tiempo no puedo evitar recordar sus palabras o incluso, retomar otra vez su diario de expedición, ese mágico «Bájame una estrella» del estante y releerlo por enésima vez. Veinte años atrás, su autora se quedó a descansar para siempre

Hoy queremos recordarla juntos, pensando que, si te gusta el monte y no te suena el nombbre de Miriam, seguro te gustará saber algo más de ella, de sus primeras aventuras por Echauri, de aquella increíble primera femenina a El Capitán. Y por supuesto, de aquel pequeño diario que nos legó, por el que no pasa jamás el tiempo. Siete ediciones lo contemplan ya.

 

 

MIRIAM GARCÍA PASCUAL, IN MEMORIAM (Tafalla 1964, Meru Norte 1990)

 

La adolescente tafallesa, más bien torpe al moverse con sus gafas por las calles, descubrió un día en Echauri la pasión de su vida. Al deslizarse peñas arriba se sentía viva como nunca. De entonces en adelante, las montañas fueron siempre su fuerza. En 1986 terminó Pedagogía, pero ya su verdadera carrera era la de Alpinista. En pocos años era una más entre la élite del mundillo, y reconocida como tal: Primeras en el Capitán, documentales en el Verdón para «Al Filo»,  solos en Terradets, retos en Riglos…

En el año 1.990, tras unas interesantes escaladas y aperturas en Malí, se embarcó de nuevo para otra aventura. Marcha con Jesús Buezo (Risi) y Miguel Angel Lausín para acometer el Meru Norte en el Himalaya indio. Persiguiendo esa ilusión, el 25 de Mayo una avalancha los dejó allí para siempre. Hoy recordamos juntos su palmarés deportivo primero y su obra póstuma, «Bájame una estrella» despues. 

 

MIRIAM GARCÍA PASCUAL, PALMARÉS DEPORTIVO.

Miriam fue sin duda la gran precursora de la escalada de grandes paredes femenina en nuestro país: En los años 80, completó nada menos siete rutas en El Capitán, todas primeras nacionales femeninas y alguna nacional absoluta, entre ellas The Nose. En aquellos tiempos, Yosemite era la marmita donde se cocía el futuro de las grandes rutas de escalada del mundo entero.

Si tomamos sus vías más destacadas, por orden cronológico, podemos apuntar entre otras: 

  • En 1986, año en que se licencia en Pedagogía, escala con Mari Carmen Magdalena «Coco» The nose y la Regular al Half dome. Con Juan Tomás hace Salathé en El Capitán.
  • En 1987, gana la competición de escalada deportiva celebrada en Patones. En verano, primera nacional a Lunar eclipse en El Capitán, con Jesús Gálvez, Con José Luis Fernández Bedia, Mescalito y con Jon Lazcano la Zodiac. en Riglos, Con Miguel Ángel Lausín primera repetición de Mediterráneo al Fire, y Directa a La Visera con Gálvez.
  • En 1988 vuelve a Yosemite: Asciende en El Capitán Dihedral wall y The shield con Jesús Buezo. Despues largo viaje Andes Peru y Patagonia, sin exito en Fitz Roy.
  • En 1989 El jardín de los dioses en solo en Terradets.
  • En 1990: En Enero escala con Buezo  en Malí varias vías y abre La ley del desierto, la ley del mar (600 m, 6b).
  • En Mayo de 1990 aborda con gran ilusión su proyecto en el Meru, junto a Jeús Buezo y Miguel Lausín. Fallecieron en una avalancha el 25 de Mayo de 1990.

1.986. Magdalena y Gª Pascual tras escalar «The Nose». El Capitán. Yosemite. Foto: Desnivel

.

MIRIAM GARCÍA PASCUAL: «BÁJAME UNA ESTRELLA» (1991)

 

Hoy, su memoria sigue viva. Un parque y una biblioteca la rinden homenaje en su Tafalla. Pero sobre todo, nos queda el diario de montaña que escribió durante un periplo de siete meses con Risi por las Américas, de Yosemite a Patagonia. Una pequeña joya que se publicó en aras de la voluntad de su familia y de la revista Desnivel para recordarla tal como fue. Con aquel libro nació la Editorial Desnivel.  Lo descubrí por pura casualidad, en un estante el mismo año 1.991 en que se publicó, y me ha acompañado desde entonces en muchas ocasiones, Me gustaría que alguna persona más pudiera animarse a visitar esas páginas que tan bien ilustró Mónica Serentill , su compañera de cordada en aquel Verdón de «Al Filo»

Para quien desee entender un poco más a Miriam, conocer a su familia y amigos es sin duda una de las mejores formas de hacerlo. Estas 20 páginas que forman el preludio a «El Precio de ser Pájaro» de Ricardo Pérez Llorca nos llevan con ellos. Así podemos palpar las raíces de donde vinieron su fuerza y su delicadeza. Cualidades ambas que podemos tambien palpar en las cartas que le escribió su madre al campo 4 en El Capitán.

«Querida hija: …Otras veces veo  por detrás a chicas que se parecen a tí, y tengo ganas de darles un abrazo y decirles que se parecen a mihija, pero me quedo mirando en silencio y ellas se van. No sé como estarás, pero sé que a tu manera eres feliz y me basta para estar contenta. Cuídate mucho Miriam, ¡llevo esperando tanto tiempo! Te quiero mucho. Tu madre.»

_