«EL PRIMERO DE LA CUERDA» Y «GRIETA EN EL GLACIAR»: Libros de montaña míticos, por Roger Frison-Roche.

.
Nuestra sección LIBROS DE MONTAÑA os trae hoy dos clásicos de ROGER FRISON ROCHE: «El primero de la cuerda» (1941) Y «Grieta en el Glaciar» (1948) Son dos de los pilares que hicieron posible el boom del alpinismo en el Mont Blanc a partir de los años 50 pues retratan la pasión por la montaña de una forma humana, narrando los amores, alegrías y tragedias de cada alpinista como persona, más allá del puro reto deportivo.
Roger Frison-Roche sabía bien de que escribía, no en vano logró ser el primer guía de montaña oficial del Mont Blanc no nacido en Chamonix. Gran alpinista, montañero y esquiador, vivió una vida de película: Nuevas vías en Alpes, travesías del Sahara en camello y hasta una época militar con la resisencia francesa. Arrancamos con un video de Mayayo y vamos luego con la historia de Roger vertida en estas dos obras, donde se «autorretrata» desde fuera.
_________
.
ROGER FRISON ROCHE: UNA VIDA DE AVENTURAS, DEL MONT BLANC AL SAHARA.
.

Roger Joseph Fernand Frison-Roche, (Paris-10FEB 1906 / Chamonix 17DIC 1999) De su nacimiento en París a la tumba que guarda sus restos hoy en Chamonix, la vida de Roger fue una grandiosa aventura. Fue guía de alta montaña, periodista, instructor de esquí, maquis de la resistencia, ofical del Ejército Francés, prisionera de guerra condenado a muerte, explorador del desierto, profesor y escritor de gran éxito. En lo personal, conoció y se casó aun joven con Marguerite Landot (1908-1994) con quien tuvo tres hijos, Jean (1931) Danielle (1933) y Martine (1940).

.

UN JOVEN APASIONADO POR LA MONTAÑA: Roger Frison-Roche nació en el seno de una familia saboyana originaria de Beaufort-sur-Doron que emigró a París para dirigir una brasserie en el distrito 17. Entre 1916 y 1920, estudió en el Lycée Chaptal de París, pero pronto  dejó la escuela en tercer lugar y trabajó como mensajero en la agencia de viajes Thomas Cook desde los catorce años. La tragedia de la Primera Guerra Mundial hizo que la familia retomara varias largas estancias en su Beaufort ancestral, que despertaron en él joven parisino el amor por las montañas. Durante varios años su vida se debatió entre Paris y las montañas. Por fin, en 1923 se mudó a Chamonix. Tan pronto como llegó, fue rápidamente acogido por los Chamoniards, de modo que en solo un año ya era 1924 Se secretario de la oficina de turismo y de los pioneros Juegos Olímpicos de Invierno de 1924, primeros de la historia.

Durante este período afrontó ya grandes ascensiones, como la Aiguille du Grépon o la Aiguille du Moine, y practicó todos los deportes de invierno: esquí alpino, saltos, bobsleigh, luge….  En 1925, Joseph Ravanel, lo eligió como porteador para el ascenso al Mont Blanc. En 1928, realizó la primera inveral a la Aiguille de Bionnassay con Armand Charlet y creó la escuela de escalada de Gaillands con Alfred Couttet. Un mítico muro de 200 metros de ancho apenas a 2km del corazón de Chamonix que hoy, un siglo despues, sigue formando generaciones de escaladores. Entre 1926 y 1927 cumplió con el servicio militar en Grenoble, tan cerca como pudo de los Alpes

Roger Frison Roche en Aiguille de Moine. Wikipedia.

 

.

En 1930, Roger finalmente cumplió su sueño de ser admitido en la Compañía de Guías de Chamonix. De hecho, fue el primer guía admitido en la historia que no había nacido en Chamonix lo cual supuso un gran reconocimiento desde un entorno tan cerrado y orgulloso como la oficina de guías de montaña pionera en todo el mundo. Espoleado por ese logro, en 1932 emitió la primera transmisión de radio desde la cima del Mont Blanc, y apenas un año despues se tituló oficialmente como instructor de esquí. Ese año se hizo cargo de la cervecería de la oficina de correos en Chamonix, pero en la práctica dejó al cargo de la misma a su mujer, mientras se lanzaba a por nuevos retos. Para 1934, su vida parecía firmemente anclada en Chamonix y las montañas, estando felizmente casado y con dos hijos ya.

.

PASIÓN POR EL SAHARA Y SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: Sin embargo, en 1935 su vida cambió al hacer su primera expedición al Sahara. Junto al capitán Raymond Coche, Roger actuó como guía de la expedición alpina francesa al Hoggar, que logró la primera ascensión del Garet El Djenoun (la montaña de los genios) y de donde salió de hecho su primera obra escrita “L´appel de l´Hoggar” (La Llamada del Hoggar) en 1936. Fascinado por el desierto, volvió al año siguiente para cruzar el Grand Erg Occidental en camello con Albert Plossu y ya en 1938 se mudó con toda su familia a Argel. Allí encontró trabajo como periodista en La Dépêche Argelieene, donde publicaría por fascículos a principios de 1941 su gran obra: «El Primero de la Cuerda». La excelente acogida hizo posible la publicación del texto completo como  su primera novela a finales de 1941.

Pese a su éxito como escritor, decidió volver a la guerra en 1942, enrolado como corresponsal de campaña para el Ejército aliado que luchaba en Tunez contra el Africa Korps de Rommel. Superados por el genio militar del general alemán, Frison-Roche fue uno más de los muchos prisioneros aliados capturados por los alemanes en Kairoua. En 1943 fue trasladado a Nápoles, donde pasó un mes en una celda del corredor de la muerte, de donde fue trasladado por la Gestapo a la prisión de Fresnes. Afortunadamente, a través de contactos influyentes logró ser devuelto a la Francia de  Vichy, de donde regresó a un Chamonix ocupado por las  fuerzas italianas. Cuando en 1943, las tropas alemanas llegaron a Chamonix, Frison pasó a la clandestinidad en su región familiar del Beaufortain. En 1944, ejercía ya oficial de enlace y luego con la 5ta. Brigada de cazadores alpinos. Esta epoca de su vida quedó luego estupendamente retratado en su libro «Les Montagnards de la nuit» (1968).

Así quedaron retratadas aquellas aventuras en las fotos familiares de los Frison-Roche.

 

RETORNO A CHAMONIX:  Al final de la guerra, regresó a Argelia, dando rienda suelta a su pasión como explorador por el desierto y a su obra como escritor. En 1948 publicó su segunda gran novela alpina, “Grieta en el Glaciar”, pero poco despues en 1950 se lanzó al Sahara para realizar una travesía de mil kilómetros en camello con Georges Tairraz, En 1954 muere su hijo Jean, piloto de combate del Ejército francés. Roger quiso superar su pena, siguiendo adelante con nuevos proyectos y en 1955 cruza el desierto en un pintoresco Citroen 2CV, desde Argel a Niamey, un pionero directo de la gran carrera francesa Paris-Dakas que nacerá unos años despues.

Esa travesía fue su despedida del Sahara, pues el estallido de la Guerra de indepencia de Argelia le obligó ese mismo año a cerrar veinte años de pasión por el Sahara mudándose a Niza como periodista del Niza-Matin.nTras volver a Francia, su pasión por la exploración le llevó en 1956 a Laponia con Jacques Arthaud para el rodaje de una película. En 1957 cierra su trilogía alpina, publicando «Retour a la Montagne».

 

El año clave en su madurez fue sin duda 1960, cuando volvió a su primer amor en las montañas. Con sus propias manos, construyó en Chamonix un chalet alpino que bautizó «Derborence» Siguío explorando, eso si, de forma que entre 1966 y 1969, realizó varias expediciones más al extremo norte de Canadá. Y tambien siguió escribiendo, hasta acumular una veintena de obras, centradas en sus dos pasiones: La Montaña y El Desierto.            En una obra tan amplia, destaca la publicación en 1981 de su autobiografía: “Le Versant du soleil”.

.

Roger Frison-Roche murió el 17DIC 1999 en Chamonix.

Allí está enterrado junto a su mujer Marguerite y su hijo Jean.

Tumba Roger Frison Roche en Chamonix. Wikipedia.

_____________________

.

EL PRIMERO DE LA CUERDA (Roger Frison-Roche, 1941). La novela retrata la vida de un joven, Pierre Servettaz, que vive en Chamonix en los años de la Belle Epoque. Al niño le gustaría ejercer la misma profesión que su padre: guía de montaña. Pero su padre Jean se niega a dejarlo correr tantos riesgos. Su obligación será formarse como hotelero para traer un dinero sano y seguro a casa toda su vida. La montaña será así solo una actividad de ocio, evitando el riesgo que asume el guía profesional. Un día, su padre marcha a escalar los Drus con su porteador Georges guiando a un rico cliente estadounidense, Bradford Warfield Junior. Una tormenta eléctrica surge durante la escalada, pero Warfield insiste en continuar, ya que ha pagado para hacer cima. El guía logra llevarlos sanos y salvos a lo más alto, pero durante el descenso, al desatarse la tormenta un rayo fulmina a Jean sobre una pequeña terraza. Georges, todavía en estado de shock, logra traer el cliente de vuelta al pueblo a costa de perder sus propios pies, congelados durante el descenso. Una triste cordada parte del pueblo unos días después para recuperar el cuerpo del guía muerto y Pierre no puede evitar unirse a ella, acompañado por sus amigos.

El Primer de la Cuerda. Ed. Juventud 3ª ed. 1986

.

En ella, sufre una terrible caída en la que salva su vida milagrosamente. Unos meses más tarde, después de recuperarse de sus heridas, el doctor Coutaz le dice que como secuela del accidente sufrido, quedará aquejado de vértigos y mareos para siempre. Los paseos por las montañas serán buenos para el, pero de ninguna manera podrá volver a las grandes ascensiones. Pierre rechaza el diagnósitoc como una conspiración familiar para alejarle del riego y marfcha solo a escalar el Brévent. Allí, tras de pasar varias horas aterrado en la vertical, tratando de escalarlo, descubre con horror lo acertado del diagnóstico y, sin reconocerlo ante sus amigos, se refugia en el alcohol y la soledad.

Mienrtas, el porteador Georges regresa al fin del hospital de Ginebra, completamente recuperado, a pesar de la amputación de la parte delantera de sus pies. Para sorpresa de todos, decide volver a las montañas, con «zapatos especiales», y llama a Pierre con el a Les Drus. Solo entonces este confiesa su vértigo recurrente. Poco a poco, va superando su miedo al vacío, completando pequeñas escaladas. Con la moral recuperada, marcha con Georges al corredor Couturier en el Aiguille Verte. Georges decide convertirse en guía, y le pide al guía principal Jean-Baptiste Cupelaz que lo registre para el examen de guía del año. Pierre aún no tiene la edad suficiente para convertirse en guía, pero ya se está preparando para el próximo año. Se va a anunciar, muy feliz, las buenas noticias a su novia Aline.

_______________________________

.

 GRIETA EN EL GLACIAR. La Grande Crevasse (1948) La historia tiene lugar en el mismo contexto que Premier de cordée pero no se centra en los mismos personajes. Cuenta la historia de amor de Zian, un guía de montaña, y Brigitte, una burguesa parisina. Ambos se conocen en Chamonix, donde la muy linda y muy parisina Brigitte Collonges había llegado como una turista más, en busca del sol, para pasear y gozar de las reuniones sociales del turismo de alto nivel. Su mundo se tambalea al conocer a Zian, un joven guía para quien la montaña es toda su vida, De su mano descubre el dolor, el cansancio y el miedo en las montañas, pero tambien la alegría del desafío y el logro, el esplendor de los paisajes vírgenes …

.

Se casan felices pero el tiempo los separa de nuevo. Mientras Zian se vuelca de nuevo en sus montañas, Brigitte descubre la soledad y las ansias de espera de toda mujer de un guía de montaña. Se asfixia en la humilde morada, rodeado por los cerrados aldeanos que no dejan de considerarla una extraña. Y esa misma montaña antes tan hermosa y querida se convierte ahora en un enemigo, un rival. Brigitte huya a Paris, mientras su marido queda atrás en las montañas.

.

La parte final del libro es trágica. Seguimos la titánica lucha por la vida del guía, atrapado en una grieta del glaciar al hundirse un puente de nieve durante una solitaria partida de caza por un lugar recóndito, recordando a su mujer y los días félices. Mientras, en paralelo vemos como Brigitte, a lo largo de esas mismas jornadas firma las paces consigo misma y le anuncia en una carta su inminente regreso. Tan solo espera respuesta desde Chamonix para volver a sus brazos. El final es amargo, pues el guía, pese a una titánica lucha de siete días en ese infierno helado y a la desenfrenada busqueda de sus amigos por todos los glaciares. fallece apenas ser rescatado por sus amigos desde el fondo de la grieta maldita. Su muerte, sin embargo, llega con una sonrisa pues en el delirio final cree reconocer a su mujer Brigitte en la cara de Nannette, amiga de Chamonix que subio al rescate como una más.

.

» Por ultima vez, Nannette se inclinó, le bajó los párpados. Parecía dormir. Luego, despidióse con voz quebrada. 

-¿No me necesitais ya? Os dejo. He de volver al Montenvers, aun he de ordenar un montón de cosas. 

Se hundió en el bosque; los demás la siguieron con la mirada hasta que desapareció. Despues, como para llevarle era más cómodo, cortaron una larga pértiga y ataron el cuerpo debajo. 

Las brumas del atardecer flotaban en los valles tranquilos y largas madejas se arrastaban sobre Chamonix, pero en las alturas todo era puro y radiante. 

-¡Tendremos buen tiempo este otoño!- dijo Paul Monty, levantando la pértiga. Los demás, asintieron. «

Grieta en el Glaciar. Ed. Juventud 3ª ed. 1986

___________________
MÁS SOBRE LIBROS DE MONTAÑA, ALPINISMO, VIDEOS