ASCENSIÓN PICO ARRIEL (2.821m) Y CIRCO ARREMOULIT: Tras las huellas del «Animal» de Eaux Bonnes, el mítico guía Jacques Orteig en 1871.

ASCENSIÓN PICO ARRIEL (2.821m) Y CIRCO ARREMOULIT: Tras las huellas del «Animal» de Eaux Bonnes, el mítico guía Jacques Orteig en 1871. Nuestra sección MONTAÑISMO nos lleva hoy al. Pirineo Francés Ossau ofrece tras la frontera del Portalet, un excepcional terreno de juego, con cimas como Midi d´Ossau (2.889m) o  Balaitous (3.144m).

Hoy nos vamos de travesía por los 2.821m del Pic Arriel. No es el Rey de la zona, tampoco el más llamativo, pero tiene encanto propio, dominando el espectacular Cirque d Arremoulit y veterano refugio del mismo nombre, desde 1886.. Repasamos la figura del mítico guía y corredor de montaña Jacques Orteig. Y compartimos crónica de una travesía del fin de semana pasado, con los últimos datos sobre sus condiciones actuales, por Corinne Crabé.

___________________

.

ASCENSIÓN PICO ARRIEL (2.821m) Y CIRCO ARREMOULIT: LEYENDA DEL GUÍA JACQUES ORTEIG. 

.

JACQUES ORTEIG, EL «ANIMAL» DE EAUX BONNES.

Pionero en las carreras de montaña, con la Eaux Bonnes-Balaitous de 1871. El balneario de Eaux Bonnes ha perdido hoy día gran parte de su magnetismo original, pero mantiene aun ese encanto decimonónico que hizo de el uno de los grandes puntos de vacaciones para ricos y nobles del SXIX y principios del XX. En aquel entonces, era del más alto tono social asaltar las cumbres pirenaicas, siguiendo las huellas de Rusell en el Vignemale o del propio Conde de Bouille en esta población. Entre todos los guías pioneros de la época,

Passage d´Orteig, una travesía para la Historia.

Jacques Orteig llegó a ser una leyenda por su intrepidez, abriendo nuevas vías y hollando trazas y cimas tenidas como excepcionalmente arriesgadas: En 1980 se publicó un libro en su honor y aun hoy, en pleno año 2020, el más elegante acceso hacia el Circo de Arrremoulit  y las cimas que lo rodean lleva su nombre: «Passage de Orteig». Una espectacular travesía colgada sobre la presa de Artouste que en apenas 200m salva el vacío para llevarnos al Refugio Arremoulit ahorrándonos casi una hora de sufrido descenso y ascenso desde el Col Arrious.

Curioso por naturaleza, Jacques fue el primero en escalar el Balaïtous por el este y el glaciar Las Néous en 1865, antes de revelar esta ruta a Henry Russell, quien la usaría en 1870. En 1871, tuvo éxito en el segundo ascenso conocido de los Palas en compañía de Robert Forster, el primero fue llevado a cabo en julio de 1825 por los oficiales geodésicos Peytier y Hossard confundidos entre la niebla, creyendo ascendían al Balaïtous. En ese mismo pico, Orteig descubrió una variante más fácil en la cresta Packe – Russell, abriendo una variante que desde entonces se ha llamado «Branche d’Orteig».

También descubrió el pasaje que lleva su nombre en el camino hacia el refugio Arrémoulit, entre los lagos de Arrious y Arrémoulit, un pasaje que ahora está asegurado para los montañeros modernos, pero que el abrió con toda intrepidez y exposición, tal como os contamos abajo. En julio de 1864, tuvo éxito, junto con cuatro clientes, en el primer ascenso nocturno del Midi d’Ossau con un campamento en la parte superior, un campamento decorado con una violenta tormenta y una lluvia torrencial.

En 1876 construyó una cómoda cabaña de refugio en la meseta de Aucupat que puede acomodar a unas 20 personas y tiene la intención de facilitar su ascenso a los picos vecinos: Ger, Amoulat, Arcizettes.

Jacques Orteig, pionero de las carreras de montaña.

Un caminante fenomenal, Jacques Orteig completó la carrera Eaux Bonnes – Balaïtous – Eaux Bonnes el 15 de agosto de 1871 en 19h con Alphonse Lequeutre y Henri Passet. Al año siguiente, el 22 de julio de 1872, tras una apuesta, dejó Eaux Bonnes para subir al Pic de Ger, luego a Arcizette, al Pic d’Ossau y desde allí bajar a Pau, sumando en total tan solo 6h30.

Esta hazaña le dio una reputación que explotó durante algunos años en todas partes de Francia e incluso en el extranjero, además de su profesión como guía que continuó ejerciendo en Eaux Bonnes. Jacques Orteig murió el 3 de enero de 1904 a la edad de setenta años.

Homenaje Club Alpin Francais a Jacques Orteig.

Resumir la trayectoria alpina de Jacques puede ser todo un reto, por los muchos que abarcó, pionero en una época donde casi todo era nuevo y estaba por hacer. Sirva como homenaje la necrológica que el propio Club Alpino Francés le dedicó a su muerte en Enero de 1904, cumplidos los 70 años ya.

«Jacques Orteig, quien acaba de morir en Eaux-Bonnes, en su 70º año, tuvo su hora de fama como guía y como caminante. Las actuaciones que realizó, no tanto en sus recintos feriales o sus apuestas, sino en sus aventuras desconocidas en la montaña, permiten afirmar que este hombre, dotado de organismos pulmonares y musculares especiales, si hubiera sido sometido a una formación metódica y regular, habría sido una excepción.

La resistencia extrema de este cuerpo ligeramente curvado, más bien delgado, pero muy construido fue extraordinaria. Pero lo que fue especialmente notable de él fue su perfecto conocimiento de la montaña y su gran facilidad para comportarse incluso en los pasajes más peligrosos y menos transitados, en las noches más oscuras y nubladas. Parecía que él sentía el camino.

A decir verdad, no era una guía para buenas damas o caballeros guapos. Con Orteig, tenían que caminar duro y sobre todo, no tener miedo. Su imprudencia inconsciente era un poco excesiva, y era más responsabilidad del cazador acostumbrado a perseguir isards que el guía clásico y atento. Pero para el verdadero montañista que desdeña los funiculares o los caminos trillados, que ama la montaña por sí mismo, por las emociones que brinda, ciertamente fue único en la región pirenaica.

Su intuición, su peculiar talento para los hallazgos alpinos, lo convirtieron en una ayuda incomparable para el reconocimiento de picos inexplorados o la búsqueda de pasajes; y estoy seguro de que el conde Henry Russell habrá sentido ante la noticia de su muerte un sentimiento conmovido de recuerdos y arrepentimientos.

En las salidas, su sobriedad solo se correspondía con su discreción. Llegado al alto, se alejaba de ti, se tumbaba en un hueco, y allí comía tranquilamente un trozo de pan y tocino, y luego apagó su sed al primer agua que llegaba. Le encantaba cazar y las montañas por encima de todo; entre temporadas, permaneció solo durante semanas en las alturas, viviendo de pan y agua, persiguiendo las perdices blancas y especialmente las barbas.

Desinteresado y servicial sin medida, se puede decir que con Jacques Orteig desaparece una de las personas de montaña más intrépidas de la región, un guía incomparable, un hombre bueno y honesto.»

 

Abajo os dejamos el ultimo retrato de Jacques en AGO 1902, la portada del libro y la aérea travesía de su mítico pasaje. 

.

.

EL REFUGIO DE ARREMOULIT A 2.265M, HISTORIA VIVA DEL PIRINEO, DESDE 1886:

 En 1881 el Conde de Bouillé corona con sus tres hijos el Balaitous en una larga travesía desde el balneario de Eaux-Bonnes. Confirmado el interés y viabilidad alpinos de la traza, reclama la construcción de un refugio que permita afrontarla en mejores condiciones y disfrutar de la belleza del especatcular circo de Arremoulit. Y como no podía ser menos…a tal señor, tal honor: El Club Alpino Francés rápidamente se pone en marcha y para 1886 ya se ha terminado el primer Refugio de Arremoulit, antecesor de la construcción actual.

Particularmente bien ubicado para el ascenso de Palas, Arriel o Balaïtous, es tambien un punto de paso clave para para cruzar los Pirineos por el la ruta HRP, la Transpirenaica del Pirineo Francés. De Junio a Septiembre se encuentra abierto al completo, con 28+16 plazas, a cargo de Eric Gourgeon, que mantiene un encanto alpino a la altura de las cumbres que rodean el refugio.

El resto del año a tiene una sección especial abierta invernal de hasta 28 plazas. Algunas de las cimas más típicas a las que se asciende desde el mismo son el pic Arriel (2821m) Palas (2 974 m) Balaïtous (3 144 m) e incluso el pico español Frondella (3 063 m). Abajo foto del refugio y panorámica de donde se halla enclavado.

.

Cuatro accesos a elegir: Si optas por acercarte en el pintoresco y pequeño tren de Artouste, icono Pirenaico que parte de un telesilla en Lac Fabreges para coronar la estación de esqui de la Gourette donde tomamos el tren. Con el, llegamos al refugio en apenas 1h30, de forma que tanto jóvenes y los mayores podrán pasear en familia por los diversos lagos, en un excelente lugar ideal para explorar las altas montañas sin asumir compromiso técnico ni físico destacado.

Desde el valle de Ossau, los montañeros experimentados pueden optar bien por el Caillou de Soques (D+1000/3h30) a través del Passage d’Orteig o bien por el más sencillo Caillou de Soques a través del Col d’Arrious (D+1065m/4h). El cuarto acceso es desde España, en travesía desde el aparcamiento de La Sarra en Sallent de Gallego, (D+1000 m/4h). ¡Ojo! Tal como le ocurre a su vecino español, el Refugio de Respomuso, en invierno tenemos alto riesgo de avalanchas en sus accesos, revisar siempre condiciones.

_______________________

.

 Ascensión Pico Arriel (2824 m),  Por Corinne Crabé. 

.

¡Como una necesidad de aire fresco, libertad y desafío deportivo! Llegaba por fin de semana perfecto, con el pronóstico del tiempo ideal para lanzarnos a un viaje por el Circo de Arrémoulit con el pico de Arriel en mente. Salimos de Soques bajo un sol abrasador tan pesado como nuestras mochilas, que contenían los elementos esenciales del campamento, la tienda de campaña, los sacos de dormir, el colchón, un trozo de cuerda, los crampones, el piolet … Y es que, arrancábamos un fin de semana con una de las grandes travesías clásicas del Pirineo Francés por delante. 

El valle de Arrius es una verdadera delicia en este momento. Después de la madera y el puente, un gran macizo de flores de todos los colores nos recibe por un largo camino. Jean-Pierre en la parte de atrás nos sigue con una mirada, algunos intercambios con él en la escalada y estamos imediatamente en un ambiente familiar. Los estribaciones del valle donde fluye este pequeño río son una oportunidad para retroceder en el tiempo y sumergirse en las historias del famoso guía Jacques Orteig, apodado el animal des Eaux-Bonnes. Releí todas estas historias de montaña y admito que sus hazañas aun me impresionan. Arremoulit era su barrio.

Justo después de pasar el Arrius, el lago mineral de Arrius nos sumerge en el paisaje. Aquí acantilados, rocas cortadas y pulidas, el pico Palas enfrente, el lago Artouste a vista de pájaro, el paisaje es imponente: La alta montaña está a unos pocos pasos asegurados. La pequeña cresta nos lleva al pie del famoso «pasaje de Orteig», un camino aéreo cortado en los acantilados que permite llegar al refugio y al lago de Arremoulit más rápidamente. Por el nombre del guía que lo descubrió para llevar a sus clientes a hacer grandes carreras en el Palas o el Balaïtous.

 

Muchas historias continúan haciendo de este pasaje un lugar legendario. Ciertamente no deja indiferente, este voladizo del acantilado con un pasamanos tranquilizador todo el tiempo está al alcance de un montañero. Llegó por encima de los lagos de Arremoulit, final de la caminata en la nieve que esta muy presente a principios de junio. Se desliza hasta unos pocos metros del lago para aprovechar del momento sin peligro. Como siempre en ese temporada, hay un efecto iceberg con este lago congelado. Algunos pedazos turquesas que a su alrededor le dan una atmósfera polar.

El circo de Arremoulit es único.

Al pie del Palas y del Arriel, el pequeño refugio está emplazado a una altitud de 2265 metros. Hasta el día de hoy se ha mantenido como anclado en el tiempo, si bien pronto. se lanzará un nuevo proyecto para relanzarlo. Apenas dos años más nos quedan… Al subir hacia el paso, España no está muy lejos y los lagos esmeralda de Arriel te dan ganas de darte un chapuzón.

Después de una noche en este entorno natural, partimos con la idea de cruzar los campos de nieve y mantener la altura para llegar a la base de la cumbre. Arriel es normalmente más accesible a través del Paso Sobe o esquivando el Lago de Arrius después el pasaje de Orteig.

La ascensión exige pronto  crampones y piolet como herramientas obligatorias y se realiza casi en travesia. Las pendientes son empinadas y los paisajes fabulosos. Cruzaremos algunos de ellos para llegar un poco más alto que el paso de Sobe y reanudaremos el trazado habitual que nos llevará a la pendiente final cerca del pequeño Arriel.

Es un final exigente, tienes que ganarte la foto de cima. El último tramo a la cumbre está bien señalado, el pico no está muy lejos. ¡Un pequeño momento aéreo antes de llegar a la cima que da escalofríos y la recompensa!

.

Desde lo alto, gozamos de una magnífica  vista en 360º de los picos alrededor, ¡Qué lujazo panorámico! El regreso lo hacemos por el paso de sobe, bajando el valle de Arrius para terminar en Soques. Siguiendo los pasos de Jacques Orteig en invierno, te sientes bien imbuido de las hazañas de esta guía extraordinario.

Les Pyreneés no son solo sus montañas, son tambien el recuerdo de esos pioneros que nos abrieron los caminos por lo que hoy trepamos, tanto como de los pequeños pueblos y sus gentes que los acogieron con cariño y los apotaron en su locura. Entonces, como ahora. 

_____________________

.

ASCENSIÓN PICO ARRIEL: GALERÍA DE FOTOS, por Corinne Crabé. 

 

_________________

SI TE GUSTA LO QUE LEES AQUÍ,
CLICA ESTE BOTÓN PARA APOYARNOS EN PATREON.COM/MAYAYO