Hablando se entiende la gente. Bueno, no todos.

«Si lo sientes, no necesitas ninguna explicación.

Si no lo sientes, no te bastará explicación alguna»

Así he visto resumir más de una vez ese momento crítico en que alguien ajeno a este mundillo del correr largo por el monte nos pregunta el ¿Por qué? y tratamos -estúpida y bienintencionadamente- de darle una larga y detallada explicación de sus encantos, que a nosotros nos resultan tan obvios.

La situación es tan clásica que ha dado lugar a una serie de videos (en inglés, lastima) de animación en los que el que mas y el que menos, nos veremos retatados, seguro 😀

Dejo aquí un par de ejemplos, pero los hay a decenas.

Mi amiga del barrio es una maníaca del maratón

Mi amiguito de la infancia prepara un ultramaratón

Mi compañera de trabajo prepara un ultra de 100 millas en Hawai