EHUNMILAK, LA CARRERA DE LA GENTE: De Buenos Aires a Beasaín, la historia de Gustavo y Edur.

.

La Ehunmilak 2019 ha sido la más grande y exitosa de sus diez años..sin dejar de ser fiel a sí misma. Edición record en todo, sí. En la afición volcada, con 1.300 dorsales agotados y un nuevo máximo de 1.600 voluntarios. En lo deportivo, con hasta CINCO nuevos records entre las seis txapelas que se repartían.

Pero si algo hace única a Ehunmilak, son esas pequeñas cosas que vive cada popular: Como la ilusión de un chaval de Beasaín, por acompañar a un corredor llegado desde la Argentina para cruzar juntos la meta de su primera Ehunmilak. Abajo os dejamos la historia de Gustavo y Edur, pero hay tantas otras…. Así pasaban de madrugada, los ultreros populares hacia lo alto del Txindoki, guiados por la txalaparta. 

_______________________

.

EHUNMILAK, LA CARRERA DE LA GENTE.

Por Gustavo Montes, director de Factorrunning

.

En la edición 2018 Ehunmilak ultratrail vivió su prueba de fuego; una tormenta eléctrica, la caída a tierra de más de 2000 rayos y el riesgo que eso conllevaba para los más de mil corredores; empujaron a que aflore lo mejor, si, lo mejor. En cuestión de minutos, la organización en la voz de Mikel Valdivieso, su director, decidió suspender la carrera en el puesto de avituallamiento de Larraitz mientras se desarrollaban los 168 y 88 kilómetros. Les comunicaron la noticia a los primeros corredores en llegar dentro de la iglesia de dicho lugar.

La decisión reflejaba dolor en el rostro, pero a su vez firmeza. En tiempo record y luego de 40 minutos, todos estaban en un lugar seguro con algo caliente en la mano para tomar o comer y se habían hecho de sus pertenencias.

Doce meses de trabajo rendian su fruto activando el plan A, el plan B y el plan C, coordinados con una llamativa precisión. Detrás del decorado, esa parte que los corredores no ven, la organización había puesto en marcha el operativo.

Beasain, se vuelca por completo a Ehunmilak, la siente propia, los comerciantes, vecinos, familias enteras están al servicio y entregan su corazón a los visitantes. Las tres distancias son un capítulo distinto de un mismo film, cada una con su rollo.

La edición presente, Ehunmilak19, era ya la edición número 10. Si, se cumplían diez años de carrera. Y ese número redondo, la década, tenía mucho que demostrar, había que jugar el partido difícil. Heredando el prestigio ganado en la edición anterior, se agotaron los dorsales, la organización, los 1600 voluntarios y Beasain salían a jugar con sed de revancha. Había una atmósfera rara, mucha energía en corredores que el año pasado quedaron a la puerta sin poder completar su distancia y que lucían su dorsal en el pecho con orgullo, en sus miradas se reflejaba la intensidad de aquel que sale a la guerra. Había que vencer a la distancia y había que superarse.

Los guerreros salieron a correr como si esta fuera la última batalla, y el público acompaño a rabiar, volcado a la carrera como si tuvieran número y distancia asignadas. Beasaín se puso el dorsal de Ehunmilak.

Mi propia batalla comenzó el año pasado. Descubrí esta carrera en la edición número 9 como periodista acreditado, viví la amargura de la suspensión y la satisfacción del buen trabajo para arropar y cuidar de cada corredor. Este año, yo tambien quise ser uno de ellos. Así, partía el Domingo con mi dorsal número 2024 para la Marimurumendi.

En la salida, recuerdo un monento dulce del año pasado, alojado en el Hotel Dolorea, un hermoso hotel familiar montado en el casco histórico, cuando Edur uno de los pequeños hijos de su dueña, Arantxa, me dijo: “El próximo año, cuando corras, yo te estaré esperando aquí en la puerta -la carrera pasa por la puerta del hotel en su tramo final- y te acompañare hasta el final”.

Lo dijo entonces, en aquel 2018 de limón, con todos los corredores refugiados bajo la tormenta. En 12 meses pasan muchas cosas en la vida de un niño de 12 años. Pero resulta que, en ese último kilómetro de la carrera, ese niño estaba sentado ahí, precisamente donde él dijo que iba a estar un año antes.  Había cumplido su palabra y estaba a mi lado para completar juntos los últimos 1000 metros de los 42km que componen la prueba y con sus 2300 metros de desnivel positivo…

Cruzamos el arco, abrazo sentido con Edur. Lágrimas en mis ojos, estaba feliz, por mí, por Edur, y por la organización de la carrera que demostró carácter en el 2018, para cosechar el éxito de este 2019.

 

.

Ehunmilak es un solo cuerpo. Es una carrera a la que, si eres corredor, hay que darle una oportunidad, como mínimo, una vez en la vida. Por la solvencia de la organización de la carrera, por la belleza de su gente, la dureza de sus circuitos y el placer de recorrer dos parques naturales, trepar el Txindoki y el Aizkorri. Por todo esto y más les recomiendo completar un capítulo de esta bonita historia. Mientras tanto y al cierre de esta crónica, el fundador  de carrera y toda la comisión directiva ayudan, como uno más de los 1.600 voluntarios  a cargar las ultimas vallas de contención en un camión estacionado en la Plaza San Martin de Loinaz, epicentro de las pruebas. Esto es Ehunmilak.

Resumen Deportivo de la décima edición Ehunmilak: Cuatro pilares de crecimiento.  

  • Récord de inscriptos, récord en presencia internacional para la prueba -17 países- récord de voluntariado y récords de circuito:.
  • En la Ehunmilak, la carrera principal de 168 kilómetros y 11.000 metros de desnivel positivo, donde Jon Aizpuru ganó fijó nuevo record con 22:21:54. Entre las damas también hubo récord, porque Ewa Majer de Polonia paró el cronometro en 27:41:47.
  • En cuanto a la Goierriko bi haundiak (G2H) 88 kilómetros y sus 6000 metros de desnivel positivo, tuvo como vencedor a Ion Azpiroz, quien también se llevó un récord de circuito a su casa, empleó 10:01:53 para completar el circuito de 88km. Las damas de la G2H tampoco quisieron faltar a la fiesta de los récords y Uxue Fraile se llevó el primer lugar con 12:11:23.
  • Y por último la Marimurumendi, la hermana pequeña de las carreras que componen Ehunmilak, tuvo a Samuel Dávila de Venezuela como ganador y también con récord de 3:29:18. La primera dama en completar los 42 kilómetros con sus 2300 metros de desnivel positivo fue Ohiane Perez que cruzó la meta en 4:35:19.

_____________________________________

 

MÁS INFO ENTRENAMIENTO Y MATERIAL TRAIL RUNNING 

_________________________

Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com