Spartathlon 2017: De Atenas a Esparta, 246k de puro ultrafondo. Crónica personal Jorge Jabugo.

.

La Spartathlon 2017 completó la semana pasada sus 246km de ultrafondo.  Esta prueba nació en 1983, como homenaje a la gesta del hemeródromo Filípides, quienllevó el urgente mensaje desde Atenas a Esparta, llegando allí al día siguiente de dejar la Acrópolis.

Los records de la prueba pertenecen a dos mitos mundiales: Yanis Kouros y Lizzy Hawker puesto que desde 1983, los mejores ultrafondistas del mundo han soñado con correr tras las huellas de Filípides. Hoy os traemos la crónica de Jorge Sabugo, finalista en Esparta tras 34h18m de lucha. La meta de Esparta fue, para el, algo de veras especial.

_________________

.

SPARTATHLON  2017, CRÓNICA PERSONAL POR JORGE SABUGO

Spartathlon: la meca del ultrafondo en ruta.

.

Este año ha sido la 35 edición del Spartathlon, prueba que nació en 1983, creada por un grupo de ingleses que querían rememorar la hazaña que el historiador griego Heredoto dejó escrita sobre el mensajero Filipides,  el cual fue enviado por el gobierno de Atenas a Esparta, para pedir ayuda a este ejército durante la invasión persa de Atenas.

.

Cuenta la historia que al día siguiente Filipides se presentó en Esparta, por ello quisieron probar si era posible que en un día y medio se cubrieran los 246 km que separan ambas ciudades. Así nació la ya mítica Spartathlon, una carrera de ultrafondo en ruta que se ha convertido en la meca de la especialidad, y la que se ha convertido en el sueño de muchos corredores.

.

Muchas son las cosas que diferencian al Spartathlon de otras carreras, pese a no tener ningún tipo de premio en metálico aquí se dan cita cada último viernes de septiembre los mejores ultrafondistas del mundo, y no es para menos, dado que los requisitos para participar son bastante exigentes. Para poder tomar parte en la pruebas debes acreditar una marca mínima que puede ser más de 180 km en 24 horas o menos de 10 horas en una prueba de 100 km, pero estas marcas solo te darán acceso a un sorteo de dorsal, si quieres tenerlo asegurado deberás  de acreditar estas marcas con una mejora del 20%.

La organización tiene como norma que todo país que tenga corredores preinscritos  al sorteo ha de tener al menos un representante el día de la prueba, lo cual hace que el sorteo sea más complicado aún si cabe ya que hay corredores de más de 80 nacionalidades.

Pese al gran nivel la organización trata a todos los corredores por igual, no hay diferencia, llegues el primero o el último a meta serás coronado con una rama de olivo y te entregarán un cuenco con agua del río sagrado Eurotas.

Otra singular característica es que no hay arco de salida ni de meta. La salida tiene lugar en la plaza que da entrada al anfiteatro del acrópolis de Atenas. Casi una hora antes de la salida la plaza se empieza a llenar de los valientes “spartathletas”, pocos minutos antes de la salida se despliega una pancarta para tomar La foto oficial y determinar la lía de salida, después de retirar la pancarta y a las 7 en punto se da el pistoletazo que marca la salida.

En el otro extremo, en Esparta, se encuentra la meta, tampoco hay un arco, como bien dicen las normas de la carrera, esta acaba cuando el corredor toca la estatua de Leónidas en Esparta, Y a lo largo de los años se ha vuelto en tradición besar los pies de dicha estatua,  foto que se a convertido en el mayor trofeo de todo aquel que lo consigue.

Definidos ya el inicio y el final hablemos de lo que hay por el medio,  hay mucha tela que cortar. 75 puntos de control con unos tiempos de corte que te obligarán a correr a un ritmo alegre si no quieres quedarte por el camino  y que no te permitirán despistarte con las vistas ni pararte a descansar.

Una vez dejas atrás la ciudad de Atenas avanzas paralelo al mar bordeando el golfo de Elefsina hasta alcanzar la ciudad de Megara donde cubrirás tu primer maratón, Ánimo amigo solo quedan cinco más. Desde aquí seguirás bordeando el mar esta vez por el golfo de Megara hasta alcanzar la ciudad de Corinto.

El impresionante canal de Corinto te dejará con la boca abierta, deberás cruzarlo por uno de sus puentes metálicos, si sufres de vértigo no mires abajo, créeme, acojona.

A partir de aquí no se volverá a ver el mar. Comenzaras a adentrarte en terrenos de viñedos y de olivos, las fechas son propicias para la vendimia, y no es de extrañar que en algunas zonas encuentres gente trabajando en la recolecta la uva.

El camino parece llano pero no, pica para arriba, alcanzaras la ciudad de Nemea, que marca el ecuador de la prueba. Los siguientes kilómetros serán un constante sube y baja  para llegar al kilómetro 155 donde empezaras el ascenso más duro de la prueba, aquí estarás  a una altitud de 350 m sobre el nivel del mar y los próximos 10 km te llevarán a coronar el monte parthenio con una altitud de 1200m. La gran mayoría de ascenso, como el resto de la carrera, será por asfalto, y solo los últimos 3 km de ascenso serán por un estrecho sendero con bastante piedra y bastante técnico. La noche y los cambios de temperatura serán también grandes adversarios en este tramo de la carrera.

Una vez coronado comenzarás el descenso por un estrecho y muy empinado camino con el firme muy liso, con tierra suelta o, si se da caso de que llueve, con barro, esto unido a que el calzado que se usa es de asfalto el descenso se convierte en un deslizante viaje.

Pocos kilómetros después volverás  al falto y seguirás el descenso para llegar a la ciudad de Nestasi en el km 168.

Son muchos los que dicen que una vez pasado el monte parthenio la prueba está superada pero no nos engañemos.

El porcentaje de abandono en el último tercio de la carrera es brutal, la noche y el cansancio pasan factura y aunque solo quede un tercio de carrera siguen siendo 80 km en los que pueden pasar muchas cosas y te pueden doler muchas partes del cuerpo.

A no ser que seas uno de los ganadores posiblemente esté amaneciendo y el próximo tramo sea un largo falso llano  para asi llegar a Tegea, km 195.

Apenas quedan 50 km para llegar a Esparta, los próximos 20 km serán de continuo ascenso con unas rampas de asfalto interminables, la carretera hace continuas eses y cuando crees que se ha acabado de subir aparece la siguiente rampa, así hasta llegar al km 218. Desde aquí hasta Esparta todo será bajada tendrás que perder 700 m de desnivel, parece que la cosa está hecha pero no olvidemos que llegado a este punto no sabrás  qué es peor, subir o bajar. La verdad que este último tramo de carrera es bastante feo, continúa carretera y continuó tráfico, que decir que los griegos, no van a destacar por su cívica conducción, así que no te asustes si ves algún loco adelantamiento en doble línea continua o alguna impresionante pirula, o la mayoría de motoristas sin casco.

Pronto verás la ciudad de Esparta y se te empezarán a caer las lágrimas porque ahora si puedes creer que lo tienes hecho. Los últimos 2 km discurrirán por las calles de Esparta donde cada persona, cada coche, que te cruces te darán  su reconocimiento, las personas desde los balcones te aplaudirán. Tras callejear un poco descubrirás la avenida que te lleva a la meta abarrotada de gente y de multitud de banderas que cuelgan de las farolas de la avenida, hay que recordar que en la prueba está prohibido llevar publicidad en la equipación, solo se permite llevar la bandera del país. Los últimos 200 m es un tumulto de gente que forma un pasillo por el cual te acercas a la meta mientras cientos de personas animan, como si de una etapa de la vuelta se tratará los últimos metros están vallados, es hay donde levantas la cabeza y admiras la imponente estatua de Leonidas, unos pocos escalones te subirán al altillo donde se encuentra la estatua mientras por megáfonia suena tu nombre, solo te queda besar los pies de la estatua.

Tras ello dos chicas vestidas como en la antigua Grecia te coronaran con la rama de laurel y te entregarán un cuenco con el agua sagrada del río Eurotas.

Acto seguido te conducirán a la zona post carrera donde rápidamente te sientan y te atienden a cuerpo de rey te quitan el calzado de lavan los pies y te curan las heridas, te traen de comer te abrigan, Y cuando medianamente esté recuperado dispones de un taxi para que te lleve a tu hotel.

Pero ojo, no acaba aquí la cosa, al día siguiente un autobús te llevará de vuelta a Atenas para descansar y poder asistir a la cena de gala donde nombraran uno a uno a cada finisher y le colgarán la medalla que le acredita como tal.

________________________

.

MÁS INFO ENTRENAMIENTO Y MATERIAL TRAIL RUNNING

_____________________________________________________________

Info publicada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com