ULTRA SANABRIA 2020 DESDE DENTRO: CRÓNICA PERSONAL CARRERA ULTRA POR ABEL DE FRUTOS. RINCÓN DEL PATRON

Hoy nuestro RINCÓN DEL PATRON nos lleva al Ultra Sanabria 2020, vivido por nuestro #patroncarrerasdemontana Abel de Frutos. Seguimos compartiendo crónicas de rutas o carreras de montaña del equipo #patroncarrerasdemontana, Para unirte, basta con darte de alta en www.patreon.com/mayayo donde podrás apoyar nuestro trabajo con un donativo y colaborar como probador de material, corresponsal o guía de tus rutas preferidas.

A las 8:30am del viernes 16 daba comienzo el Ultra Sanabria 2020, cinco carreras, de las que tres de ellas eran por etapas y 2 individuales. De las cinco, nuestro compañero Abel de Frutos decidió hacer la Ultra, 100kms con D+6000 dividida en tres etapas de 35k, 43k y 32,5k. Una edición condicionada por un estricto protocolo que todos los corredores, voluntarios y personal de la prueba siguieron a rajatabla. Comencemos con un video resumen de la última etapa con entrevistas a los dos ganadores, Manuel Merillas y Oihana Kortazar.

 

__________________________________

.

ULTRA SANABRIA 2020: Crónica personal por Abel de Frutos

 

Hoy no me voy a adentrar en los entresijos de la carrera en cuanto a favoritos, perfiles y demás, pues esto lo tenéis todo en los artículos que hemos ido lanzando cada día del Ultra Sanabria 2020. Etapa 1 (35k/D+2510), Etapa 2 (43k/D+2220) y Etapa 3 (32,5k/D+1640). Por el contrario, os contaré cual ha sido mi experiencia en mi primera carrera por etapas. He de decir, que no es que haya elegido una de las más fáciles, pero el resultado final ha sido espectacular.

Este año 2020 era «el año UTMB», todas mis energías se habían centrado en participar y sacarme la espina en el UTMB del que ya me retiré en 2019. Sin embargo, y debido a la pandemia del COVID-19 no fue posible. Así que, me puse a buscar crónicas en carrerasdemontana.com y vi que el Ultra Sanabria tenía pinta de que se iba a realizar. No tardé mucho en decidirme y plantearle a Mayayo acercarme por allí como #patroncarrerasdemontana para correr, vivir y contaros la carrera y todo lo acontecido durante el fin de semana. Me acompañaría Ana también #patroncarrerasdemontana, que se dio un buen curro siguiendo la carrera, haciendo fotos y entrevistas a todos los favoritos.

Como ya sabéis, estoy siguiendo un plan nutricional con nuestra compañera Anna Grifols, así que nos pusimos manos a la obra para preparar las pautas del fin de semana, alimentación en carrera, recuperación y preparación. Con todo preparado, salimos el jueves rumbo a San Martín de Castañeda para alojarnos en El Recreo, hotel rural en el que nos han tratado de maravilla y donde estaban alojados algunos de los periodistas, fotógrafos y corredores.

 

Crónica etapa 1 (35k/D+2510) – El comienzo

 

 

Como ya os he contado, era mi primera participación en una carrera por etapas. Así que de primeras había calculado salir con tranquilidad y buscando las 6h para esta primera etapa. Sorprendentemente, los entrenos parece que han ido bien, y me vi con fuerzas a mitad de carrera. Por tanto en los últimos 7kms (de bajada) decidí que podía apretar, para entrar en meta en 5h25. Una rebaja de unos 35 minutos al tiempo que había calculado inicialmente.

Comenzó la mañana con mucho frío (-2 grados) así que costó un poco entrar en calor. Salimos de Escuredo, por lo que tuvimos que desplazarnos hasta allí, la organización pone un autobús gratuito para los corredores. En nuestro caso, como Ana tenía que ir a la salida, fuimos en el coche junto con Miguel, un amigo del grupo de los Paquetes.

Frío, mucho frío a la salida, por lo que cuesta ponerse a tono. La organización separó la salidas en tandas de 50 corredores, de forma que pudiera haber distancia de seguridad en la salida, además de por protocolo tomarnos a todos la temperatura. Para mi sorpresa estoy en el primer cajón (dorsal 26) y salgo con todas las liebres, corredores de la talla de Manuel Merillas, Andre Rodigues, Samuel Dávila, Jan Margarit, Aroa Sio, Oihana Kortazar, etc.

 

La carrera

Comenzamos con una subida de unos 200m de desnivel, comencé la subida con tranquilidad a cola de pelotón, pero aún así pasando a alguno de los corredores que tenía delante. Pronto llegamos al canchal (que aquí llaman pedrera) y madre mía, yo confiando en que sería algo parecido al canchal de Peñalara. Pero, es mucho más largo y estaba bastante peligroso debido a las bajas temperaturas y el hielo.

En la subida, resbalo un par de veces y me golpeo en la rodilla derecha y espinilla izquierda, la rodilla no dejará de dolerme en todo el fin de semana. Las bajadas mucho más peligrosas, pues es muy complicado mantenerse en pie, así que paso a paso voy recorriendo kilómetros con tranquilidad e intentando coger calor. Así llegamos hasta el avituallamiento del kilómetro 16-17, donde la carrera se suaviza, he disfrutado esta parte del recorrido, bastante técnico aunque algo peligroso, por suerte, no nos llovió.

A partir de ahí, la temperatura subió, me encontraba bastante bien (no había gastado muchas fuerzas), por lo que decidí apretar un poco. Todo ello a pesar de que no sabía como iban a responder mis piernas en la etapa del día siguiente (¡un maratón!). La parte intermedia de la carrera la gestioné muy bien, sin fundirme, hasta llegar al punto de la Crono-Bajada, los últimos 7kms a meta, bajada en la que se hacen 600 de desnivel negativos y bastante técnica.

No ha empezado mal la cosa

Podemos observar que dentro de lo malo, se me da mejor bajar (puesto 46) que subir (puesto 56), al menos lo disfruto más y será la tónica los siguentes días. Al final 5h25 para puesto 58º de la clasificación que me dejaron muy contento, sobre todo porque el plan de alimentación que planeamos con nuestra compañera Anna Grifols salió perfecto.

El resto del día lo dedicamos a trabajar en los diferentes artículos y videos y como no en descansar a tope.

 

 

Crónica etapa 2 (43k/D+2510) – El maratón

 

 

La noche del viernes al sábado duermo reguleras. Una mezcla de pesadez en las piernas, dolores (sobre todo la rodilla maltrecha) y quizá algo de nerviosismo, pues toca enfrentarse al maratón. Para esta segunda etapa mis cálculos eran de 8h (lo que vengo a tardar en maratones con ese desnivel, más algún minuto de propina al ser segunda etapa). Pero viendo que la primera etapa me había salido tan bien, y que me sentía con fuerzas, estimo que puedo estar más cerca de las 7h que de las 8h. Así que durante el desayuno, decido que voy a darlo todo, que no me voy a dejar nada y que ya veremos la tercera etapa. Total, es la más liviana y son «sólo 32k».

Esta segunda etapa comienza y termina en San Martín de Castañeda por lo que hay que madrugar menos. Además, al haber llegado en la primera etapa en el puesto 58º, salgo en el segundo cajón esta vez (10 minutos después), así que ando más relajado. La temperatura es mejor, y aunque salgo con chaqueta parece que no va a llover. De hecho, a mitad de carrera me sobrará todo y pasaré algo de calor.

La carrera

Esta segunda etapa comienza con una fuerte bajada hacia las playas del Lago de Sanabria, me apetece intentar rebajar puestos en cada etapa. Además me habían comentado que la bajada es estrecha y en esos primeros kilómetros será complicado adelantar, por lo que decido salir algo más fuerte para coger una buena posición. Bajo bien como de costumbre y consigo lidera un pequeño grupo durante unos kilómetros, hasta que empieza el primer tramo de ascenso. Ahí, como ya esperaba, empiezan a pasarme corredores, aunque estoy tranquilo pues creo que en la bajada podré ir adelantando puestos.

Esta segunda etapa me parece más bonita, menos pedreras, más corrible y pasando por mucho bosque, la estoy disfrutando. Llegamos a Sotillo de Sanabria y veo que llego con adelanto sobre el tiempo previsto inicialmente. Ahí comienza el primer tramo de escalada, que no se me da del todo mal. Un tramo muy bonito pasando cascadas, y subiendo paralelo al río para terminar coronando en la Laguna del Sotillo, la verdad es que lo disfruto. Sin embargo en esta ocasión, el tramo de bajada se ma atraganta un poco.

 

 

Sin tiempo para descansar, y tras el tramo de bajada, comenzamos de nuevo el segundo tramos de escalada del día, la ruta del Cañón del Cárdena, zona quizá algo más técnica que la anterior subida y que no se me da mal. La cima es el Pico del Fraile y la verdad es que estoy empezando a disfrutar de la etapa. Ahí nos lanzamos al segundo tramo de descenso, que como veréis en los tiempos, lo disfruto como un enano. Las piernas parece que se han activado y en ese momento voy bastante ligero.

Así llegamos a Ribadelago Viejo para encarar la última subida de la Senda de Los Monjes que la puedo subir con fuerzas. El tiempo final 6h03, muy por debajo del tiempo inicial estimado para puesto 59º de la etapa, pero puesto 54º de la general tras dos pruebas.

 

Crónica etapa 3 (32,5k/D+1640) – Se acabó

 

 

Con el subidón de lo bien que acabé la segunda etapa, vamos a comer y a descansar. Mientras tanto seguimos editando artículos, fotos, videos junto a Ana que está haciendo un trabajo espectacular con el seguimiento de carrera. La noche del sábado al domingo, duermo algo peor. El domingo comienza la etapa a las 8:00am, vuelvo a salir en el segundo cajón, pero eso no quita que habrá que salir con frontal.

La carrera

La tercera y última etapa comienza con una ligera subida para luego recorrer en sentido contrario los últimos kilómetros por la Senda de los Monjes que habíamos recorrido el día anterior. Otra vez en bajada, así que la estrategia es la misma que en la etapa 2. Salir a saco, coger buen ritmo y hasta dónde lleguemos, total es la última etapa y hay que darlo todo.

Al igual que en las etapas anteriores, mi cálculos habían sido bastante reservones al no tener referencias de carreras multietapas. Había previsto 6h para esta tercera etapa. Por supuesto, durante la tarde del sábado, recalculo y estimo que esta tercera etapa debería acabarla entre las 4h30 y 5h. Más cerca de las 4h30 y la verdad es que no me equivoco mucho.

Es una etapa que compartimos con los del Gran Trail y el Gran Premio Diputación de Zamora, y ellos saldrán más tarde que nosotros. Es algo que no me gusta mucho personalmente. Desgraciadamente, llega un momento en que estos corredores que están menos cansados empiezan a pasarte y a mi psicologicamente se me hace duro. El no saber si el corredor que tienes detrás tanto en subida como en bajada es de tu carrera, si va mucho más rápido que tu, etc. Pero bueno, es lo que hay, y nos tenemos que adaptar a todo.

Comenzando fuerte

Salgo rápido para hacer la Senda de los Monjes a mi ritmo, y me coloco bien, entre dos grupos de corredores. Así que hasta Ribadelago Viejo, voy bajando por un tramo técnico con la dificultad además de que es de noche y tenemos que llevar frontal. Pero bueno, es bajada y la disfruto.

A partir del pueblo comienza un ascenso largo, interminable diría yo de unos 15kms hasta la Laguna de los Peces. Los primeros 10 kilómetros hasta Presa Rota, muy técnicos y practicamente todos ellos sobre granito (afortunadamente las previsones de tiempo mejoraron y no llovió). Hago la mayor parte de esta tramo con 2 corredores, vamos pasándonos entre los tres y a eso de la mitad empiezan a llegar corredores de las otras carreras. Son pasos complicados, estrechos, por lo que hay que echarse a un lado para dejarlos pasar.

En Presa Rota hay un avituallamiento, ahí aprovecho para quitarme la chaqueta (voy con algo de calor) y me despego algo de los dos corredores con los que estaba compartiendo camino. En ese punto nos alcanza Guille, otro #patroncarrerasdemontana que hemos conocido este fin de semana. Hacemos la mayor parte de la subida hacia la Laguna de los Peces juntos, mientras siguen pasándonos corredores de las diferentes carreras.

 

Y vamos a por los últimos kilómetros del fin de semana

En la laguna dejo a Guille atrás, comienza el último tramo de descenso y yo decido que tengo que ir a por todas. Como ya os comenté me gustan las bajadas, sin embargo, me cuesta mogollón ir cogiendo corredores. En esta ocasión no paso apenas más que dos o tres, aunque acabe el tramo de descenso en la posición 45º, mucho mejor que el tramo de ascenso. La primera parte es muy técnica, hay mucho agua y no estoy bajando cómodo. Afortunadamente tengo piernas para hacer a tope la segunda parte de la bajada hasta Vigo de Sanabria.

Ahí enfilamos la última subida, es por camino «limpio» me encuentro bien y decido hacerla prácticamente corriendo. Son apenas 3 kilómetros en los que alcanzo a mis dos compañeros de subida, se echan a un lado y me dicen que tire que voy mucho mejor que ellos. Pero no, les digo que a todos nos queda siempre algo de energía y que se peguen a mi que no nos queda nada. Así lo hacen y llegamos a meta juntos los tres. Finalmente, acabo la tercera etapa en 4h32, puesto 57º de la etapa y 53º de la General con un tiempo final de 16h01:57 que me dejan muy, muy contento.

 

 

 

Ultra Sanabria 2020: Galería fotos Ana Pérez, Abel de Frutos

Abajo os dejamos algunas fotos de la carrera, de nuestro equipo de #patroncarrerasdemontana.

__________________________________

SI TE GUSTA LO QUE LEES AQUÍ, DESDE 2007 HASTA HOY…

CLICA ESTE BOTÓN PARA APOYARNOS EN PATREON.COM/MAYAYO