ZAPATILLAS TRAIL PARA ROCAS Y GRAVILLA: CÓMO ELEGIRLAS, POR MAYAYO. TRACCIÓN, PROTECCIÓN Y ESTABILIDAD.

.

 

Nuestra sección ZAPATILLAS TRAIL nos presenta hoy COMO ELEGIR ZAPATILLAS TRAIL PARA ROCA Y GRAVILLA. Y es que, sea trepando por ellas o bajando a tumba abierta, al jugar entre las crestas, aristas y canchales volvemos a disfrutar como niños. Siempre y cuando, claro está, sepamos donde echamos el pie y como lo echamos. Sino…malo, malo.

Por eso hoy, dedicamos un especial a cómo elegir las zapatillas de montaña más adecuadas para la roca y gravilla: En cada zapatillas tenemos en cuenta  sobre todo tres ejes: TRACCIÓN, PROTECCIÓN Y PRECISIÓN. Arrancamos con un videoresumen por Mayayo que incluye comparativa de cuatro soluciones distintas por Hoka, Merrell, Mizuno y New Balance.

_________________________

.

ZAPATILLAS TRAIL PARA ROCA Y GRAVILLA: CÓMO ELEGIRLAS, POR MAYAYO

Las carreras de montaña tienen en el terreno técnico uno de sus grandes retos. Y mas allá de las fiestas del barro o del trail blanco invernal, lo cierto es que correr por roca pura es de lo más divertido qué podemos hacer. Como también disfrutamos jugando con los canchales de roca suelta o gravilla, tanto en las subidas como en las bajadas. Cualquiera que haya vivido lo que se siente al bajar canales como las de Picos de Europa sobre  canchales deshechos, o dejándote deslizar bajando del Pedraforca, o trepar por todo lo alto del Aizkorri en la Ehunmilak,, o la cresta de Claveles, ha podido gozar de su encanto particular. Eso si, todas comparten una cosa en común: Nos exigen que nuestras zapatillas de trail tengan TRACCIÓN, PROTECCIÓN Y PRECISIÓN. 

.

Vamos a ver ahora cómo elegir las zapatillas más adecuadas para correr en roca y gravilla de acuerdo con nuestra experiencia y objetivos. Por qué ya sabemos que no existe una zapatilla perfecta para todos, sino que cada uno necesitamos una zapatilla diferente aunque sea para subir la misma cresta de La Peñota, como vemos en la foto abajo. No digamos ya bajarla, dónde es mucho más difícil es acertar con la zapatilla perfecta por eso tenemos luego tantas ampollas por eso tenemos tantas uñas negras por eso de vez en cuando nos tienen que venir a buscar porque nos hemos torcido el tobillo así que vamos con la primera de los 3 ejes la tracción.

 

LA TRACCIÓN: Es sin duda la parte más fácil de acertar de las tres. Para ello nos centramos en la suela. Dentro de ella, miramos dos elementos: Por un lado el compuesto de goma básico. Por otro lado el diseño de la suela. así como el taqueado. Dentro de los compuestos de goma buscaremos sobre todo un compuesto que nos aporte tracción por encima de la durabilidad. Y es que, obviamente en tramos puros de roca no vamos a estar demasiadas horas, pues no hay crestas de muchos km sostenios. Sobre todo vamos a buscar no patinar cuando estamos enredando en lo alto de una cresta, pues fallar un paso delicado en una arista expuesta es malo, malo, muy malo.

Así pues primaremos agarre sobre la durabilidad. Claro, que si podemos combinarlo, perfecto. En este caso, las gomas europeas son claramente superiores a las estadounidenses o asiáticas. Y dentro de las gomas europeas, toca distinguir por un lado tres fabricantes especialistas en goma, con los compuestos de Vibram específicos para roca y roca mojada, como el Vibram mega grip o la fiable goma Continental que calza Adidas y la suela Michelin que calza Mizuno. Por otro lado, gomas de calidad para roca fabrican también marcas europeas como Salomón La sportiva o Inov-8, entre otros.

El diseño de la suela, además del compuesto, será nuestro segundo elemento clave. Buscaremos suelas que, primero, sean estrechas para facilitar la precisión que veremos después al final. Y segundo, queremos suelas que tengan un diseño de taqueado poco prominente en roca y gravilla. De esta forma logramos  que la mayor cantidad posible de goma “frote” contra el terreno. Como sabéis, los pies de gato de los escaladores son absolutamente planos, pulidos al máximo para qué tanta goma como sea posible roce con la roca y logramos así más agarre. En nuestro caso es inevitable contar con un taqueado, pero esas puntas no pasaran nunca para roca o gravilla de 6mm. Podemos jugar muy a gusto con tacos de 3-6mm. Más allá…es mejor que dejemos los megatacos de 6-8mm para cuando mandan  el barro chocolate o la nieve

 

LA PRECISIÓN: Segundo elemento critíco, pues cuando apoyamos en roca, vamos saltando continuamente arriba-abajo con apoyos rápidos y ajustados. Por eso es tan importante que la zapatilla apoye exactamente donde nosotros queremos. Para eso necesitamos que la zapatilla tenga una horma que se ajuste a nuestro pie como un guante. Y despues, un cordonaje que permita a esa horma ceñirnos de forma cómoda y estable tanto para subir como para bajar. A mí en particular me gusta mucho el doble ojal en el tobillo, que me permite cruzar el cordón arriba y ceñirlo al tobillo, para que así en las grandes bajadas no se me venza el pie hacia delante fácilmente. Este ajuste me ayuda a retenerlo y así es un poco más dificil que salgan las uñas negras…aunque no es una garantía absoluta. El tercer elemento clave sería la anchura de la suela. Cuanto más estrecha la suela, mejor para afinar con el punto exacto donde estamos apoyando el peso del cuerpo. Volviendo otra vez a los pies de gato, como veis, estos buscan ser prácticamente una banda de goma que rodee la planta del pie.

En números, buscaremos suelas que estén sobre los 10,5 cm delante y 8,5 cm detrás. O más estrechas aún. Las suelas más anchas, nos aportan más estabilidad en un apoyo forzado…pero a cambio hacen más difícil atinar con el punto exacto de apoyo y por tanto será un poco más fácil resbalar si vamos al límite. Y ojo, que aun si no vamos al límite ese apoyo fuera del punto justo, tenemos que reequilibrarlo en cada zancada a base de forzar la parte baja lateral de las piernas. Así podemos acabar notando incluso dolor en los peroneos. Un chasis rígido ayuda lógicamente a esa precisión en el apoyo y reduce el desgaste muscularr…a no ser que tengamos una técnica purísima y extrema, que nos permita hacerlo todo a base de reflejos y pisada, buscando entonces zapatillas más blandas para aprovechar esa ventaja.

 

LA PROTECCIÓN: Finalmente, el tercer elemento clave en las rocas será bien protegido por abajo, por arriba, detras, delante y a los lados del pie. Y es que correr por la roca es algo que impone si no tienes costumbre. Apenas se les ocurría hacerlo a los montañeros de antes. E incluso hoy día, aun hay países donde te pueden mirar raro si te ven lanzarte a tumba abierta en una bajada. En España ya es de lo más normal, vale, pero prueba tu en Alemania.. Allí, por ejemplo la mayoría  montañera aun piensa que está bien el subir tan rápido como se pueda. Pero siguen convencidos que se debe bajar con cuidado para no hacerse daño. O igual tienen razón los bávaros y aquí hemos mutado en cabras locas, quien sabe.

En cualquier caso, tentar a la suerte exige que al menos nos protejamos bien,  con tres elementos que aportan seguridad en los descensos: El chasis de la zapatilla que ya avanzaba antes; Los refuerzos específicos para zonas técnicas tanto en puntera-talón como en toda la zona perimetral. Y finalmente en la suela nos será útil una fina placa anti rocas normalmente hecha de carbono. Un elemento qué sin sumar gran peso sí que aporta rigidez y protección contra esas puntas afiladas que nos pueden hacer mucho daño en la planta cuando pisamos de golpe con fuerza.

Terminamos la protección en zona de rocas con la cara/cruz de  la amortiguación: Un gran salto que aterriza en una roca plana, siempre agradecerá tener más milímetros de goma bajo el antepie como amortiguación, claro. Pero a cambio cuanta menos goma tengamos ahí abajo, mejor notaremos el tacto del suelo. Este punto concreto de mucha/poca amortiguación es, para mí, una decisión de cada uno dependiendo de su peso, su experiencia y sus objetivos. Digamos que 18mm de amortiguación bajo el antepie será un punto medio. A partir de ahí puedes tener zapatillas hasta 24 mm o puedes apurar por debajo hasta los 12mm. Más de 24 mm, creo yo, hará que quizá tengas dificultad para notar el terreno bajo los pies. Menos de 12 mm hará que sientas demasiado el terreno y aunque lleves una placa anti rocas puedo hacerme bastante daño en un salto sobre una zona afilada..salvo artistas de la tecnica que cuenten además con un peso pluma. Haberlos, haylos.

¡PASENLO BIEN! En fin espero que os haya gustado y animaros a probar a jugar en las rocas siempre siempre es divertido mismo volver a sentirse como un niño saltando por los canchales arriba y abajo pero por favor seamos responsables cuando juegues por las rocas que tu ambición no supere tu talento nos vemos por las montañas ay

 ___________________
.

MÁS SOBRE CARRERAS DE MONTAÑA, TRAIL Y ULTRAS. 

_________________________
Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com