Ultrafiord 2016 (Patagonia): Corredor mexicano fallece de hipotermia. Visión personal Genís Zapater. (1º-70km)

.

El trail running en Patagonia es quizá, como en la escalada, la última frontera de nuestro deporte.  Así ocurrió ya en la época heroica del alpinismo, con leyendas como el doble ascenso de Cesare Maestri (1959-70) y aquel compresor, colgado en la antecima de un Cerro Torre que tantas leyendas ha inspirado.

La Ultrafiord disputada en esas tierras supuso desde su arranque un paso más allá en las carreras de montaña. Genís Zapater, del equipo Asics Spain, volvía allí tras su podio en los 70k. Este 2016 ha vivido la Patagonia más dulce y la más amarga: Gózo del paisaje en carrera y de la victoria, solo para descubrir horas después que no todos volvieron. Arturo se quedó allí para siempre.

ultrafiord 2016 caratula

_____________________

.

ULTRA TRAIL EN LA PATAGONIA: BELLEZA Y RIESGO POR IGUAL. 

Por Genís Zapater. 

 

Esta Ultra Fiord 2016 se disputó por el Parque Nacional Torres del Paine y el Parque Nacional Bernardo O’Higgings. Se corre en el centro de la Patagonia Chilena, a 100km de Puerto Natales y este año fue una competición marcada por el clima desde el principio.

Tanto así que el recorrido se cambió a tres días del inicio de la carrera debido a las predicciones meteorológicas que, para mi experiencia patagónica previa, realmente durante la carrera no fueron tan extremas como predecían las plataformas MeteoBlue ni WindGuru, las más creíbles y con más poder por estas latitudes, siendo también las que los organizadores tomaron en cuenta.

De aqui en adelante, quiero hablaros de las dos caras extremas del correr en la Patagonia, que este año he podido vivir quizá más de cerca que nunca: La Belleza increíble de esta tierra. La dureza y exigencia de moverse por ella, con el riesgo que comporta. Vamos con la primera parte…

 

CRÓNICA PERSONAL DE MI ULTRA 70KM. 

Personalmente es el segundo año que tengo la oportunidad de competir en ella. Confieso que al principio estaba defraudado por el cambio de recorrido debido a la climatología. Y aun teniendo que disminuir el desnivel acumulado, reducir la tecnicidad de la carrera e incluso algo de distancia respecto el recorrido inicial, tengo que decir que la carrera me encantó. Sinceramente, hoy en día puedo decir que este Ultra Fiord sigue siendo la carrera más bonita que competido nunca y en este sentido, para mí quizá la mejor del mundo.

Yo no vengo a la Patagonia a disputar una carrera para que me saquen los ojos y luchar como un león, tal como hago en casa y como he hecho todo este invierno con los skis de montaña. Vengo a la Patagonia a disfrutar del trail, del paisaje, de unas montañas y condiciones totalmente distintas a las que podemos encontrar en Europa. Y sí, vengo a abrir la turbina y dar todo lo que llevo dentro, pero no a tirar hasta caer rendido, echando las tripas por una posición más o menos.

La Ultrafiord tiene 5 recorridos de 30k, 50k, 70k, 100k y 100millas. Todos comparten parte central pero con distintos sitios de salida y llegada. Y lo más importante, es una prueba realmente técnica y exigente por el terreno. En mi caso, corrí la de 70 km. De hecho, finalmente fueron 67km con 2190m+ en 6h50 según mi reloj. La carrera la ganamos exaqueo Moisés Jiménez, un chico Chileno de 26 años quien si no es el mejor corredor de trail sudamericano, es de los tres mejores. Este último año realizó una temporada de escándalo en Europa.

Llegamos hasta el final, disputando toda la carrera con un claro fair play: Luchamos como leones, lo que no quería hacer pues pensaba correr más relajado, durante toda la carrera. Pero tambien nos ayudamos. Si yo intente dejarlo en todas las bajadas, él me atacó a mí en todas las subidas. Pero ni yo lo conseguí ni él tampoco me descolgó.

Como dato relevante podemos decir que los últimos 5 km, com más de 60km en las patas, los corrimos con menos de 19 minutos. Lentos no fuimos y la batalla duró hasta realmente el final, donde llegamos juntos pero continuamos luchando hasta cruzar meta.

Patagonia: Belleza y dureza del paisaje glaciar. Foto: Ultrafiord.

Patagonia: Belleza y dureza del paisaje glaciar. Foto: Ultrafiord.

.

A nivel personal en la carrera solo tuve un problema: que el hotel que estábamos los atletas invitados no libró el dropbag a la organización. Así pues, en el Km 15 yo no tenia dropbag y salía encarando los últimos 50km sin nada de geles ni nada de agua, ni siquiera bidones. Aunque al final, allí mismo encontramos dos botellas de agua mineral donde pudimos echar algun refresco de cola. Comí dos plátanos y retomé la carrera.

Moisés, con quien hasta entonces habíamos peleado durante unos primeros 15km que salieron alrededor de 1h08’ se escapó en ese momento, cogiéndome alrededor de 1’30’’.  El primer tramo de carrera eran repechos por sendero delgado y prados sembrados de riñones de piedra, esculpidos por el paso de los glaciares. Después del río serrano, en a partir de ese km 15 donde no había dropbags empezaba la montaña. Una subida de 600 metros entre bosque, barro y tundra patagónica. Toda la agonía y velocidad de los ritmos de antes se había semi-acabado, venía lo técnico y esto me permitió coger a Moisés otra vez.

Era ya arriba de la subida cuando se acababa el bosque y empezaban el frío y el viento, donde llegabas en un valle llano a merced de las condiciones climatológicas y con suelo nevado. Hasta entonces yo corría con ropa de verano, pantalones y camiseta corta pero con manguitos.

Entonces me puse un cortaviento de esos ultraligeros y con él hice toda la parte de “frio y viento” sinceramente, en mi carrera no sent tanto frío o tanto viento. Mucho más frio he pasado en carreras de esquí de montaña o en la Duatlón de Núria, llevando el mismo equipamiento. La carrera era excepcional, unos parajes que me dejaban sin respiración de lo bonito que era, y la luz patagónica que cautiva a todo el mundo.

Ultrafiord 2016 genis zapater foto genís zapater 2

.

Los glaciares se precipitaban por encima de nuestras cabezas a dos lados de las empinadas heladeras del valle emblanquecido por la nieve de los últimos días que daba un toque mágico. Ese momento fue el único donde Moisés y yo bajamos un poco el ritmo, los dos sabíamos que era para atacarnos otra vez más tarde pero en ese momento queríamos disfrutar, observando a nuestro alrededor. El viento levantaba la nieve del suelo e incluso en la parte final del llano tenía la cara tiesa del viento, igual que después de una bajada de ski.

Desde allí empezaba una fuerte bajada en pendiente hasta la base del valle, avsanzando por entre un bosque frondoso y mágico de 25km que nos llevaría a la meta entre parajes realmente mágicos y espectaculares. Durante la subida íbamos atrapando a corredores de los 50km, 100km y 100millas de los cuales algunos conocía y pude pedir barritas y geles. Esto fue otro factor importantísimo por mí. Si no, hubiera acabado doblado.

La parte final, el bosque que os digo, era excepcional.  La nieve caida había dejado todo el bosque emblanquecido, menos el camino que la gente limpiaba con sus pasos, los arboles selváticos, tipo sabana, dotados de colores naranjas amarillos y rojizos componían una postal única. Y por sobre todo ello, la vivencia de la carrera que transcurría y esa sensación de ir cansado, pero de forma tal  que aun las piernas te responden rápido y el ritmo es alto.

No diré que no sufrí ese bosque, en esos últimos 27kms. Pero ahora tengo que decir que ese tramo final me supo a gloria, sentir la tensión de la lucha por la victoria con Moisés, sentir la nieve como cae y serpentear por ese caminito idílico cruzando esas praderas, esos ríos, pasando del bosque más espeso y mas tupido a clarianas típicas de la sabana. Excepcional. Maravilloso.

Hasta que ya empiezas a notar que te acercas al mar. Es el fiordo de última esperanza, lo hueles, el ambiente un fiord que se abre paso desde el Pacífico y que llega hasta casi el campo de hielo sur. Un fiord encarcelado por montañas con glaciares, bosques preciosos y animales marinos. Todo esto hasta cruzar la meta, donde tanto a Moisés como a mí se nos caiga alguna lagrima. Del arco marchamos juntos dentro Estancia Perales, donde esperaremos el transfer para nuestros hoteles.

 

_____________________

 

UN CORREDOR DE LAS CIEN MILLAS FALLECE POR HIPOTERMIA

Ultrafiord 2016 ha sido una carrera marcada por el mal tiempo. Igual que muchas otras grandes pruebas del calendario. Pero el mal tiempo a 1.200km de la Antártida y en el prisma de tierra del 2% en esa latitud del mundo donde todo lo otro es mar y chocan las tres grandes masas marinas, antártica, pacífica y atlántica. Esta situación única, hace que la Patagonia sea uno de los lugares más extremos y remotos del mundo para los humanos, uno de los lugares más duros para estar.

Para mí, la localización de la Patagonia dentro del globo es una de las cosas que me hace venir aquí. Eso hace la Patagonia atractiva…y muy feroz tambien, como han descubierto generaciones de montañeros en sus cerros míticos.

Ultrafiord 2016 genis zapater foto genís zapater 5

.

En el minibriefing precarrera, el director de la prueba, un organizador de pruebas con un bagaje y una experiencia enorme entre las cuales estçan la Patagonia Expedition Race y la Ultra Trail Torres del Paine, nos comento que la previsión marcaba realmente malo. Un sobre aviso curioso, puesto que para todos los que miramos la previsión vimos que marcaba viento y precipitación pero nada tan exagerado como nos decían y menos en comparación a lo que puede llegar caer en Patagonia y con lo que se ha llegado a correr.

Se insistió tambien que lo mejor sería llevar más ropa de abrigo y más comida aún de la que el propio reglamento exigia, y el reglamento especificaba un Gore-Tex y un Primaloft o algo de ese “tipo”. Tambien se nos avisó que por eso cambiaron el recorrido, dada la previsión. De hecho, abundaron las quejas por tamaño exceso de precaución, pero allí se cerró la charla. Desgraciadamente, el tiempo dio la razón a la organización en su afán de poner sobre aviso a todos los corredores.

Ultrafiord 2016: Perfil carrera 100 Millas.

Ultrafiord 2016: Perfil carrera 100 Millas.

 

El 16 de abril por la noche, en la entrega de premios, me enteraba de un suceso desolador, para todos los que allí estábamos. Un corredor mexicano de 58 años que participaba en la prueba de las 100millas estaba en paradero desconocido. Alguien lo había visto arriba en la montaña, se encontraba en ese momento parado con pantalón corto y la cabeza descubierta en el lugar donde mas azotaba el mal tiempo, nos decían. Desde entonces había pasado un control obligatorio de paso, pero no el siguiente. Esa parte “dura” tenía 4 controles más o menos cerca uno de los otros para controlar bien los corredores, pero Arturo Martínez no llegó a pasarlos todos.

Por tanto, se dio aviso a los carabineros para el rescate, pero no fue posible encontrarlo aun con vida y lo hallaron tras haber sucumbido ya a la hipotermia. Podeis leer más detalles, tal como los publicó la prensa local de Patagonia aquí.   Descansa en paz, Arturo.

Arturo Martínez en la previa ultrafiord 2016. Foto: Runchile.cl.

Arturo Martínez en la previa ultrafiord 2016. Foto: Runchile.cl.

.

Lecciones que aprender entre todos, para correr largo en la montaña: El debate tras un caso así es quizá inevitable. Y si no caemos en polémicas estériles, puede que incluso sano para hacerlo mejor todos en nuestra próxima gran carrera.

Desde mi punto de vista, habiendo disputado la prueba los dos años, creo que la organización marcó adecuadamente el recorrido. En mi caso, no hubo posibilidad de perderse. Del mismo modo, no me faltó comida ni bebida. En los controles tenían galletas. Algunos también ofrecían agua y donde no la había, nunca faltaba un riachuelo cerca donde podías abastecerte. Para mí, como uno más de quienes la disputamos, la carrera no me supuso ningún problema a nivel de seguridad. Pero es verdad que venir a correr en estas latitudes no es para todos, se trata de un entorno tan bello como feroz y debemos ser conscientes de ello.

No conozco al detalle las circunstancias concretas de la desgracia, pero sí es probable que, como pasa en todas las pruebas, algún ultrero del pelotón no haya tomado las suficientes medidas para garantizarse su seguridad de acuerdo con su experiencia y objetivos, algo que es distinto para cada uno de nosotros.

Podemos pecar de muchas formas: Bien por llevar poca comida o agua, llevando insuficiente ropa o creyendo que podemos asumir una distancia excesiva para nuestra experiencia, recursos o estado de forma. También quiero destacar que debemos poner mucho más respeto en las distancias que afrontamos de acuerdo con nuestro nivel como atletas. A veces, hablando de esto en el bar con los amigos, me enciendo yo solo.

Después de la tragedia que ha sucedido en UF, lo único que espero es que todos los enamorados de este mundillo nos paremos un minuto a reflexionar. Tenemos que ser sinceros con nosotros mismos, preguntarnos donde realmente está el error.

Para mí, la montaña manda siempre. Y desde esa perspectiva, no entiendo que es lo que la gente puede llegar a esperar de una organización si el corredor por sí mismo no tiene recursos amplios para afrontar un trazado exigente y feroz. Quizá haya incluso alguno que no venga de la montaña y piense que por el hecho de pagar una inscripción y llevar un dorsal y estar rodeado de otros corredores significa que no te puede pasar nada. Que a la montaña se la controla o que te dan alguna garantía de seguridad. Pero eso, si has salido al monte a menudo, ya sabemos que no es así. Aquí el riesgo cero no existe nunca, tal como refleja la nota abajo que hacía oficial la desgracia. 

ultrafiord 2016 Comunicado oficial

 

.

CONCLUSIÓN: La ultra fiord me ha vuelto a llevar a correr en una de las maravillas del mundo, una muy buena organización y un recorrido precioso. Lamento tambien que, más allá de lamentar la desgracia como es lógico, el tono de la polémica que se ha levantado en las redes sociales sobre todo esto está dañando una de las que, creo yo, mejores organizaciones de eventos de deportes de montaña del mundo por culpa de un accidente.

Cuando ha habido un accidente está claro que algo se ha hecho mal. Pero quizá sea aún peor el centrarnos en buscar un “culpable” en vez de aprovechar esa energía para repensar ente todos la manera de que eso nunca jamás se repita. Tenemos que parar a mirar qué hacer cada uno para que nunca más pase algo así.

Y en esto, elites y populares somos todos iguales, de verdad. A ver como os tomáis lo que voy a decir ahora, pero en una de las discusiones que he entrado por todo lo grande en las redes sociales respeto a lo sucedido, me han repetido aquello de: “Los que estáis delante siempre os parece bien todo lo que hace la organización, como si fuera una consecuencia o un pacto”.

Pues nada más lejos de la realidad. A mí, por ejemplo, me han descalificado en los 53km del OCC en la UTMB del 2015 a menos de 20km de meta yendo en 4º posición por un problema tonto con un gel. Otras muchas veces he perdido grandes posiciones por culpa de malas organizaciones.

Ultrafiord 2016: Mapa de carrera.

Ultrafiord 2016: Mapa de carrera.

.

Algunos me dicen que los de delante siempre disfrutamos las carreras. Yo les he respondido que si se han parado a pensar porqué lo disfrutamos: Si quiero estar delante, siempre voy a una distancia para la cual estoy realmente entrenado y no dejo nada en el aire. Sabemos al 100% que puedo, no solo buscar acabar la carrera sino rendir en ella tanto como valgo. Una diferencia enorme respecto de quien solo quiera apuntarse buscando ser”finisher” acabando por acabar, aunque la carrera elegida te desborde.

Quizá, si cada uno saliera en la distancia y posibilidades reales a las que podémos competir de verdad, dominando la carrera en vez de que esta nos zarandeee; quizá y solo quizá, entonces no habría más de 15 atletas en vez de 90 en las 100millas, ni habría 200 en los 50km sino 350. Quizá así perdemos épica para contarlo luego, pero seguro que seríamos más realistas con las probabilidades reales y nos autogarantizamos esa seguridad que tanto anhelamos que nos dé la organización.

Por mi parte, solo he intentado ser lo más sincero y franco para que no se repitan sucesos como este que nos entristecen enormemente a todos. Espero que esto no se vea como ningún dogma y de veras que lamento si esto puede sonar a alguien prepotente por el hecho de que esta vez a mí me fuera bien en esta carrera.

Y por cierto, dicho todo esto…aquí ninguno, por más preparado que se encuentre, estamos libres de una desgracia imprevista. A lo mejor soy yo mismo quien sufre mañana un accidente entrenando, conduciendo o en una competición. Así es la vida y por eso hemos de tratar de disfrutar cada momento de ella.

Ultrafiord 2016 genis zapater foto genís zapater

______________________

.

MÁS SOBRE ULTRA TRAIL EN AMERICA Y CARRERAS DE MONTAÑA 

_____________________

Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com

Anuncios