Ultra Trail Mont Blanc 2016: Crónica de las cienmillas del Mont Blanc por un debutante, Juanjo Montesinos. (1394º / 45h57m)

.

La Ultra Trail Mont Blanc 2016 quedó atrás. Aquí os hemos traído crónicas fotos, entrevistas y videos en directo desde Chamonix, por MemphisMadrid y Mayayo. Hoy repasamos lo que ha sido este UTMB desde el punto de vista de un popular, debutante en las carreras del MontBlanc.

El camino al UTMB 2017 está ya abierto para muchos. Al compartir experiencias personales al límite del tiempo de carrera como esta, queremos ayudar a otros populares que estén soñando con la meta de Chamonix a pensar mejor qué carrera elegir y lo que deben esperar una vez lanzados a la aventura. Vamos pues con ese sueño cumplido, al límite, por Juanjo en Chamonix.

fotos utmb 2016 1 control material (8)

_________________

.

UTMB 2016, CRÓNICA POR JUANJO MONTESINOS. 
Si no lo intentas: ¿Cómo sabes que no lo puedes lograr?.

Mi primer UTMB. Tenía que disfrutar de todo. La ultra trail del Mont Blanc no es sólo una carrea, es una magnífica semana de montañas, de ver las mejores marcas deportivas, de sus novedades, de ver a los elite paseando y compartiendo experiencias con los demás compañeros de viaje.
Tras llegar el Miércoles y estar alojado en Saint Gervais, lo que me permitía el bolsillo, Chamonix estaba por las nubes en precios. El jueves 25 de Agosto, mi compañero de aventura Juan Serrano y yo, nos fuimos temprano para Chamonix, para vivir desde bien temprano este ambiente de Trail Running, y nerviosismo que se viven días previos a la UTMB. Y donde se disputan otras pruebas, como OCC, TDS o CCC.

Lo primero es lo primero, vamos a por nuestros dorsales. Para ello tienes que llevar todo el material obligatorio, sin llevarlo no hay dorsal. La organización para esto es brutal, yo he vivido cosas parecidas en los embarques de los cruceros. Todo muy ordenado, todo muy controlado. Montones de mesas para recibir a los corredores y voluntarios diciéndote a que mesa vas. Que buenas sensaciones da este control.

Es mi turno, me toca retirar el dorsal. Cada vez más real el sueño. Pero no, no se puede retirar el dorsal aun, lo que te dan es una hoja de papel donde de forma aleatoria te marcan los objetos del material obligatorio. En mi caso, me piden capa térmica, chaqueta de membrana, teléfono móvil con el número de la organización y manta térmica.

Presento mi material y el juez se pone a mirar las costuras de mi chaqueta de membrana, si tenía roturas o desgarros, se lleva mi camiseta térmica, la pesa, me pide el teléfono para que le enseñe donde está guardado el número de la organización. En fin, lo miran todo con lupa. Sorprendido, pero me gusta. Una vez comprobado el material, continuas y ahora sí, ya tengo mi dorsal mi chip.  Ya lo tengo: Han sido tres años esperándolo y al fin ya es mío.

fotos utmb 2016 1 control material (2)

Posteriormente pasas a que te entreguen una bolsa donde tienes que meter el material que quieres que lleven al punto intermedio. Jejeje. Yo que me había traído una maleta llena de “por si acasos”, y me dan una bolsita escuchimizá, pero ¿Ahí tengo que meter todo lo que yo tenía pensado? Si ahí no entra ni la mitad. Es lo que hay, toca seleccionar.

Ya con las obligaciones cumplidas, nos disponemos a disfrutar, sufrir, del Salón mundial del Trail que hay allí montado. Espectacular, la de material que hay novedades. Todo se antoja, todo tiene un precio 

Nos vamos encontrado, poco a poco, lo que denominamos la Armada Malagueña (#ArmadaMalagueña) somos 14 corredores Malagueños los que hemos acudido a disputar alguna de las diferentes carreras que hay en la semana. Como era jueves, los Malagueños del Club Alpino Benalmadena, están disputando la OCC, y salieron temprano. El primero de ellos en atravesar la meta, tendría que se Antonio Moreno, sobre media tarde.

Así que voy encontrando a compañeros de Trail Running Malaga y del Atletismo Torremolinos. Vemos llegar al primer corredor de la OCC, Xavier Thevenard. Que máquina, el año pasado ganó UTMB y este gana OCC, y como anteriormente había ganado TDS y CCC, el maquinón ha ganado todas las pruebas individuales de que se compone Ultra Trail Mont Blanc.

Pero vamos, con los nervios que tengo y las ganas de que empiece el lío para mí, eso queda en anécdota. Nos vamos a descansar ya para Saint Gervais, que al día siguiente vamos a descansar poco.  Cenando, casi ni hablamos Juan y yo. Nerviosos, mirando de reojo los colores de las pulseras de los diferentes corredores que nos encontrábamos por Saint Gervais.

El viernes por la mañana, para no agobiarnos mucho, salimos a reconocer partes de la carrera, cerca de donde nos alojamos, hasta fuimos a ver en Les Contamines, donde empezaba la subida hacia la Croix de Bohomme.

Comemos temprano y nos preparamos para ir a la batalla. Ufff nos vestimos como los toreros, jejje. Silencio en la habitación… que tensión tenemos. No se si es tensión por los 168 km que me esperan, o porque he soñado ese momento, el de estar colocado entra la iglesia y el arco de Salida de Chamonix mucho tiempo y ahora iba a vivirlo. Lo cierto es que me pueden los nervios. Revisamos este perfil de carrera una y mil veces. Mirarlo tambien ahora vosotros, para poder situar el resto de la aventura que ya casi, casi arrancamos.

utmb perfil de carrera

Cuando llegamos a Chamonix, el ambiente que hay es espectacular, tanto corredores, como familiares, como simples espectadores están vibrando. Se nota que Chamonix está viviendo intensamente estos momentos previos, yo también. Nos hacemos nuestras fotos y nos ponemos delante de la iglesia. Esos momentos allí si que me agobian, en la salida hay corredores, familiares, curiosos allí hay más gente que en la guerra. Apretados como guarrillos, no me gusta pero son 2.550 corredores los que partían y en algún sitio tienen que estar. Eso en mis sueños no pasaba.

Empieza la música: Suena “la conquista del paraíso”, cuantas y cuantas ocasiones, he tatareado esa canción, mientras en una carrera ultra tenía un momento malo, la tarareaba para saber a donde quería llegar. Quería estar aquí, donde hoy estaba y la música sonaba para mí. Ya había triunfado. Estaba donde he querido estar y donde soñaba estar. Tanto Juan como yo, nos emocionamos. Valientes dos ultreros, llorando a moco tendido antes de salir siquiera.

En un principio, los primeros metros es imposible correr, pero enseguida es la locura. Me animo con la manada y volamos camino de Les Houches, que calentón. En menos de una hora me planto allí y empezamos la primera subida.

Subida que yo tenía prevista como una tachuelilla, pues no veas como se las gasta la tachuelita. hay que subir a Delevret y bajar a Saint Gervais. La primera subida es muy loca, corredores que te adelantan, corredores que adelanto… todo el mundo busca su posición. Y bueno la subida deja posibilidad de adelantar y ser adelantado, vale. Pero la broma del ritmo y de los tirones la voy a notar nada más coronar, lo que hago en 2h12min. Marcho nada menos que 18 min antes de lo previsto, mientras empiezo a bajar buscando ya el km21.

Ufff se me han cargado las piernas tela. No se si por el rato de estar de pie, en la salida, o por el ritmo de subida, pero los cuádriceps los noto muy pesados, no es normal. Bebo con frecuencia, me tomo sales. Seguro que es por el calor, y por no haber hidratado bien. En principio no me preocupo.
Si la subida fue a ritmo alto, la primera bajada fue una locura: La pendiente y el terreno se dejan correr y pico como un pardillo. Corro cuesta abajo como si esto fuese una media maratón.

Llego a Saint Gervais en 3h19 min. Son 11 min menos que el tiempo que tenía previsto. Cuando entro en el avituallamiento, el corazón se me está saliendo por la boca. Voy a pagar la novatada. Me calmo, pido agua. El avituallamiento, parece un buffet de un hotel 5 estrellas, no le falta detalle, estoy hasta por pedir una cerveza, pero no tengo el cuerpo para bromas.

Pido un poco de cocacola y ya salgo camino de les Contamines. No hago mas que salir del puesto de control y me entra una fatiga terrible, devuelvo hasta lo que había cenado la noche anterior. Una señora que me ve grita: “Assistance, Assistance…” Le digo que esto no es para tanto, no grites a ver si me van a echar de la carrera.
Continúo caminando poco a poco, intentando recuperar las sensaciones. No se si era estrés, el calentón de la cuesta o no se, de todas formas no me encuentro demasiado mal, y hasta Les Contamines el terreno permite recuperar el cuerpo. No es una zona muy exigente, pero es tendido hacia arriba, vas con un sube y baja que deja correr, pero creo que he aprendido la lección. Ahora marcho a mi ritmo. No forzar que son muchos km.

Estoy ya en el km 31, me voy animando, todo parece ir bien. Estoy sobre el tiempo previsto y el tramo hasta aquí me ha permitido recuperar. Entro en el avituallamiento y como algo, el cuerpo acepta comida, me acepta el agua. Hidrato bien, que maravilla, esto no me había pasado hasta ahora en ninguna carrera. Eso de comer en los avituallamientos lo llevaba fatal, pero aquí hasta una sopita me tomo que son las 11 y media de la noche.

Estoy tremendamente contento, aprecio cada segundo de donde estoy. Esto es el UTMB y me encuentro bien. Son los 31 primeros km, que se dice pronto, y esto marcha. En seguida se me viene a la cabeza que me quedan 137 km jejeje. Casi nada Va a empezar el tramo que vine a ver por la mañana, la subida a Croix Bonhomme. Primer puerto de 2.500m al que hay que enfrentarse en UTMB, y que ya vi por la mañana que empezaba con una pendiente que tiraba para atrás.
El puerto de Croix Bonhomme está dividido en dos. El primer tramo trepa hasta el refugio de La Balme, que son 8 km que yo pensaba era la parte más dura del puerto, que luego suavizaba. Ahora descubro que era un error, esto no suaviza nunca.  El tramo hasta la Balme se me hace muy largo y cuando llego veo que también lo he hecho más despacio de lo que pensaba. Es una subida que hago totalmente de noche sin referencias, y pienso que me he relajado mucho. No quería pecar de ritmo alto en la subida, y quizás me he relajado mucho.

Hago un avituallamiento rápido para no perder más tiempo y sigo el ascenso buscando la cima, quedan 5 km. Y nuevamente se me va la cabeza y aprieto, buscando recuperar el tiempo que había perdido, con respecto a lo previsto. 

Una de mis principales preocupaciones, la climatología, es muuuyyy benévola, hago casi toda la subida con manga corta, Alpes 2.500m de altura y manga corta, sólo en la parte alta del puerto me pongo manguitos. La fortuna nos sonríe, en otras ediciones aquí lo han pasado mal con el tiempo.
Llego a Croix de Bohomme. ¡Por fin! Dios que desesperante es esta subida tan larga. Encima no he recuperado tiempo, menuda obsesión más tonta que llevo. Nada más coronar me lanzo hacia abajo, es un terreno cómodo de correr, es noche cerrada, con poca luna, pero se ve bien. Sigue sin hacer frio, sigo en manga corta y manguitos. Son las 3 de la madrugada. En 3 horitas y pico amanecerá.

En la bajada, el frontal prácticamente se me queda sin pilas, que raro. Pilas nuevas, y con 6h está listo. Eso me pasa por ponerlo a tope, que con un poco de menos luz se ve igual, pero la obsesión por no tener ningún percance, me hace llevar la luz a full. Como voy entre grupos de corredores, no paro a cambiar pilas, cuando llegue a Les Champieux, las cambio. Eso hago.

Llego a Les Champieux , estoy en el km 49 de carrera, y son las 4.30 de la mañana. Llevamos 10h30 de carrera. En principio, como lo previsto. He recuperado tiempo en la bajada, yo otra vez estoy en mis horarios, no lo podía evitar, todo el tiempo los horarios en la cabeza. En el avituallamiento se está supercalentito. Se, que cuando salga me va a dar una torta de frio importante, así que antes de salir me abrigo. Hay a la salida un control de material. Me lo controlan y continuo. Llevo de todo. La mochila pesa lo que no está escrito.

Todo rueda de maravilla, hago el primer balance, tengo un poco cargado los cuádriceps, pero estoy comiendo y bebiendo sin problemas. La comida me está sentando bien, y en cuanto al agua y las sales me estoy acordando de ir tomándolas con regularidad. Los pies me están molestando, pero es normal, las Inov 8 290, están llegando a su límite de km de carrera, ya mismo las cambio.

Comienza la subida al segundo pico de 2.500m Col de la Seigne. Empieza a amanecer, y las vistas son espectaculares. Pero más espectacular es ver, por donde van los compañeros de carrera, que los veo y se por donde voy a tener que subir. La Virgen del Carmen, que rampones.
Dos helicópteros nos sobrevuelan y nos graban, voy muy distraído entre las vistas, el amanecer y los helicópteros, pasito a pasito. No me había encontrado tan a gusto en carrera jamás. Pero es lo de siempre, todo cambia en momentos.

Subir Col de la Seigne, me deja un poco seco de energía. Empiezo a meterme una barrita energética. Me estoy atascando. Es una pendiente tremenda e interminable. Ya me dijo Antonio Moreno, del Alpino Benalmádena ( “ el profe” , la persona que me ha estado ayudando a preparar los entrenos) te acordarás de este puerto y del Pyramides Calcareas. Dicho y hecho. Seigne lo paso medio decente, pero el pedregal, la escollera hecha montaña de Pyramides las paso fatal, parándome cada 200 metros a descansar.

Ha venido el tio del mazo, y se ha subido a la parte de atrás de mi mochila. Pasito que doy, zambombazo que me pega. A duras penas corono esa escollera, hecha puerto de montaña. Pero es que para abajo es peor. Al estar seco de energía, los cuádriceps que ya me los había cascado al principio, vuelven a chillar. Se ponen como dos piedras. Me dejan andar y gracias. Lo de correr ha pasado a la historia. Y es lo que me temía, todo va bien hasta que deja de ir bien.

Llego al avituallamiento de Lac Combal arrastrándome tras  15h13min de carrera. Con media hora perdida respecto al tiemplo planteado. Pero me doy cuenta de otra cosa. Que esta pérdida de tiempo, me deja con apenas 45 min de margen sobre el fuera de Control. Y no es el tiempo, de “colchón”,  es además las condiciones en que he llegado. Que necesito 20 min parado en el avituallamiento, comiendo y bebiendo para recuperar algo.

Aquí estoy, planteándome dejar la carrera: Tengo que volver a pasar otro puerto de casi 2.500 m superar un desnivel de 500+ en 4.9 km. No me veo yo con fuerzas para eso, pero me reanimo. Son las 9.30 de la mañana. No tengo nada mejor que hacer, que disfrutar de los Alpes. Voy poco a poco y así hago. Poco a poco, voy subiendo. Tirando mucho de bastones, con el convencimiento de que una vez llegue a Courmayeur me tendré que ir para casa. Me voy haciendo a la idea.

Entro en la dinámica de los pensamientos negativos y eso en carrera es demoledor. Corono Areté du Mont-Favre. 16h 43 de carrera, sigo acercándome peligrosamente al corte. No es que vaya a dejar la carrera, es que no me van a dejar continuar en Courmayeur.

Comienza el descenso buscando el Col Checrouit . El desánimo continúa. Como cambian las sensaciones en carrera tan rápido. De ir como nunca de bien, a ir como siempre de mal. Nada más que pienso, todo lo que he luchado para poder tomar la salida y que ahora las piernas no van. La subida más o menos la llevo medio bien, pero las bajadas me cuesta hasta caminar. Encima el calor está apretando.

Me voy acercando a Courmayeur, mi tiempo va a estar justo para entrar en el corte. Voy luchando con mi cabeza, no quiero dejar la carrera, pero es que en Courmayeur, tengo la bolsa intermedia, con ropa para cambiarme, zapatillas, calcetines. Siempre digo que cambiarse es como iniciar una nueva carrera, que se resetea todo. Pero voy a llegar tan justo con el corte, que no me va a dar tiempo a cambiarme y comer. Veremos. Antes de venir a la carrera, había leído a un corredor, que comentaba lo estrictos que son en los cortes de carrera en UTMB. Ahora lo leído lo iba a sufrir en mis carnes.

Llegué a Courmayeur con 18h34 min de carrera, era más de mediodía ya. La hora de fuera de control es a las 13.15 h Tenia 40 min, para entrar, retirar mi bolsa, cambiarme, comer, dejar la bolsa y salir del avituallamiento. Mis ganas de continuar, parece que pueden más que el dolor de piernas y de pies que tengo. Había corrido con Inov 8 290 esos 80km y son muchos km para esas zapatillas. Y los pies los tenía resentidos.

Todo lo deprisa que puedo me cambio de ropa, me pongo un pantalón corto, que el calor aprieta de lo lindo, calcetines nuevos, saco las Dynafit Pantera. Busco café, cocacola, fideos y macarrones. Me lo llevo todo como un camarero, muuu pofesional, como estoy sólo no quiero dar dos viajes.
Estoy aún comiendo cuando escucho por megafonía, en 15 min cerramos avituallamiento, corredor dentro del avituallamiento corredor eliminado. Lo dicen en varios idiomas y bien clarito. Si a las 13.15h estoy aun dentro, me meten en el bus para Chamonix. Apuro los macarrones, doy dos tragos a la cocacola, cargo agua y salgo. Son las 13.10h. Y por megafonía, anuncian… 5 min y cierre de control. Ayyysss que angustia.

Ya las referencias de mis tiempos objetivos, me importan un pepino. Ya sólo hay una referencia. El tiempo de fuera de control. Y … SOBREVIVIR EN CARRERA. Quito el crono de mi reloj de 7 euros. Y dejo la hora.

¿A que hora tengo que llegar a siguiente punto? Siguiente fuera de control Arnuva, 18:15h.
Pienso, 5h. Sobrado. Tenía que subir primero al refugio Bertone 5km 800+, pero desde allí pienso que ya apenas es más que faldear hasta refugio Bonatti, y luego bajar a Arnuva. Tampoco es para tanto.

Saliendo de Courmayeur el calor aprieta de lo lindo, voy mojándome la gorra y la cabeza por las fuentes que encuentro, para ir refrescándome. El bochorno de calor es tremendo. Ya había oído que la subida al Refugio Bertone tenía unas rampas importantes, pero es que la gente exagera mucho, pues no, no exagera lo más mínimo. Es peor de lo que cuentan.

Encima con la calina que está cayendo. Vuelvo a subir parando más que el autobús de línea. Cada vez que veo una sombra, para allá que voy a pararme, pero… hay que hacer cola para la sombra,…jejeje. Están muy solicitadas. No soy el único corredor que va listo de papeles.

Al tran tran ,… parándome, e incluso sentándome en algunos momentos, voy subiendo para Bertone. Que largas se me están haciendo todas las subidas de esta prueba,… uffff. Las vistas maravillosas que veo, son los talones del que va delante,.. no soy capaz ni de girar la cabeza. La leche, puñeteras pendientes infinitas.
Llego al refugio Bertone, como más mala cara que un “gazpachuelo cortao”. 2h he tardado en subir hasta aquí. 2h para hacer 5 km, ¿ estamos locos? En Estepona en 2 h subo 1.400 d+

Menos mal que lo que viene ahora es llanito, y trotando suavecito voy a recuperar…. Jajajaja..jajjaja.jajajajaja.
En el perfil parecerá llano,… pero ni lo más mínimo, es un sube y baja continuo hasta refugio Bonatti. Además de vez en cuando con algún rampón que te deja sin aliento.

5h me están pareciendo pocas, de un corte al otro. Lo que parecía iba a ser un juego de niños, estaba siendo un infernal rompe piernas.
Ya veo el refugio Bonatti a lo lejos. Bueno,.. no estoy haciéndolo tan mal, al final. Relajo el paso, y me reconforto.
Peroooo, esto no es el Refugio Bonatti, esto es una puñetera casa abandonada, ¿Dónde está el refugio?… Me da un vuelco el corazón.
Por allí no se ve ni la más mínima construcción. Miro a lo lejos y veo corredores … a lo muy…muy….lejos. Miro mi reloj… y la angustia recorre mi cuerpo. El tiempo apremia.

Me pongo a correr como un loco. Me dura la carrera 200m, cuestón… encima lo que veía a lo lejos, no dejaba ver la vuelta tan grande que había, para llegar allí a lo lejos.

Camino deprisa… todo lo que puedo. Y por fin veo el control. Como no, está en lo alto de una pendiente considerable. Bueno,.. ya estamos aquí.
Llego rondando las 5 de la tarde. El control de Arnouvaz esá a sólo 5 km. Y tengo 1 h y cuarto para hacerlo, si la bajada no es demasiado técnica, no debería tener problemas. No puedo correr, pero si que puedo caminar deprisa… Sigo con la mosca detrás de la oreja.
Algunos corredores creen que no van a llegar y hablan con la organización para abandonar.

Esta es otras de las cosas de UTMB, un puesto de control, avituallamiento, pero no de abandono. Sólo si necesitas ser evacuado por emergencia, te sacan de la montaña. Si no tienes una emergencia, tienes que llegar por tu cuenta al punto de abandono, en este caso, Arnouvaz. Y así se lo comunican a los corredores. Eso todos lo sabemos desde el principio, no se de que se extrañan.

Salgo del Refugio Bonnatti, con el convencimiento que soy capaz de hacer esos 5 km en la hora y cuarto, pero no quiero tentar a la suerte y camino rápido, es otra subida, yo pensaba que era todo bajada, pero no… Salimos de Bonatti, también sufriendo una cuesta importante. Me impaciento para buscar la bajada.
El tiempo corre más deprisa de lo que yo quisiera. Muchos corredores me adelantan, a buen ritmo. Yo no puedo dar más de mi. (o eso creo).
Empiezo a preocuparme, no veo Arnouvaz, por ninguna parte, y quedan poco más de 20 min para el fuera de control.

Los ojos se me llenan de lágrimas, no se cuantos km me quedan, pero el tiempo que falta para el corte es muy poco, y es que encima estoy sin fuerzas.
Que puñetera impotencia, camino deprisa,… pero me adelanta todo el mundo. Todos vamos apurado de tiempo, y todo el mundo puede correr menos yo.
Voy caminando y sollozando, menudo mojón de montañero. Voy pensando porque narices me puse a soñar con montañas, cuando yo soy de playa.
Diviso Arnouvaz, ¿allí abajo? Miro el reloj, son las 18.01 tengo hasta las 18.15h para entrar. Niiii deeee coñaaaa.

La suerte está echada. Me voy a despedir de UTMB en el km 96, me voy consolando, que por lo menos, he hecho 96km…no está mal.
Pero no se de donde saco fuerzas y me pongo a trotar. El dolor en las piernas vuelve. Pienso,.. me duelen si, pero van a ser 15 min que me puedo estar acordando toda la vida.

Eso me da más fuerzas, me entran piedrecitas y arena en las zapatillas de casi no poder levantar los pies. No puedo parar a quitarlas. Me aprieto y corro, no se como … pero corro como alma que lleva el diablo, y son las 18.09 cuando paso por el control.

Soy el farolillo rojo de la Carrera. El último corredor en pasar el control.  Pues no. Detrás de mí y apurando aún más que yo el tiempo, entra otro corredor Coño si es Jorge, del Trail Running Málaga. Dos malagueños cerrando la carrera. Si es que somos de la costa. Pero, tampoco es el último, entran 4 o 5 corredores más, exhaustos.

Desde el avituallamiento nos dicen, faltan 3 min para el cierre del puesto. Si continúan aquí serán descalificados. Toca tomar las cosas del avituallamiento y salirnos fuera del control de salida, para continuar en carrera. Eso hago. Cargo agua, tomo un plato de pasta, una cocacola y me voy a un descampao a comer algo. Allí me encuentro ya con Jorge y un chico que me reconoce la camiseta de haber compartido km con Ezequiel Suarez, de mi club Sierra Bermeja Trail. Se llama Vicente, de Elche.

Estoy tremendamente cansado del esfuerzo que he hecho para llegar hasta aquí. Me suena en la cabeza lo que me decía Antonio Moreno, para terminar UTMB, tienes que ir controlando, nunca pongas tu cuerpo por encima del Umbral. No tenía pulsómetro, pero cuando el corazón se te va a salir por la boca, es síntoma de que vas por encima del umbral. Jejeje.

Hablamos Jorge, Vicente y yo, mientras comemos algo. ¿Que hacemos?. Los autobuses de la organización están preparados para llevar a los “abandonos” para Chamonix, 5 autobuses de los grandes veo. Es imposible que ya con 15 min por detrás del tiempo de fuera de control, lleguemos a la Fouly en 4h 15. Bueno ya 4h. Había que subir 5 km de Gand Col Ferret, y descender los 10 km hasta la Fouly en 4 h. Niii dee coña.

Nos escucha un corredor venezolano, y nos dice: “ Si no lo intentas, ¿Cómo sabes que no lo puedes lograr?”. Jorge da un salto, y se pone de pie. “ De aquí no nos vamos, nos tienen que echar”. Ni dos palabras más, cuanto antes salgamos, más posibilidades de llegar.

Nada más salir de Arnouva, vemos lo magno de lo que nos espera, el Grand Col Ferret se la trae. Me pogo yo a marcar el paso de subida, y vemos que Jorge se queda. No podemos esperarlo, yo se que bajando voy a perder mucho tiempo, y mientras las fuerzas me aguanten tengo que tirar todo lo que pueda para arriba. Vicente me sigue y ambos coronamos Grand Col Ferret entranda la noche. El atardecer es precioso. Aunque no tenemos casi tiempo de apreciarlo. Son las 20.10 h Hemos subido el puerto en 1h y media, no me lo puedo creer.

Ahora empieza lo complicado para mi, la bajada. Me duelen los pies, y en la bajada es cuando más noto lo cargado que tengo los cuádriceps. Vicente se pone a tirar de mi, ya en plena segunda noche, y no para de hablarme… de animarme… venga… lo vamos a conseguir. Me habla de mil cosas, así me va distrayendo del dolor tan intenso que tengo en la bajada. No puedo correr, y camino como el pato Donald.

La cosa se empieza a poner peor, se empieza a poner negro… negro… y de vez en cuando nos sacuden truenos como zambombazos. Tenemos una tormenta encima, los rayos cruzan el cielo delante nuestra. Joder que susto nos da alguno que otro, que parece que ha caído cerca, y por el ruido que monta, no ha podido caer lejos. En principio, no llueve, pero esto no pinta bien.

No nos falta mucho para llegar al siguiente punto de control, o eso creo, cuando las primeras gotas empiezan a caer. No quiero pararme a colocarme la ropa de agua en mitad del monte, a no ser que ya sea extremadamente necesario. No quiero perder un tiempo que puede ser muy necesario.
Pero la lluvia empieza a arreciar, y es empezar a caer con fuerza y desplomarse las temperaturas. Voy con manga corta, manguitos y pantalón corto. Noto mucho frio. Vicente y yo lo comentamos… ¿paramos o seguimos?

Mejor continuar, vamos a perder demasiado tiempo en el proceso de sacar la ropa, colocárnosla y encima mojándonos todo el rato. Seguimos y nos empezamos a calar de agua. Noto mucho frio, sobre todo en las piernas ir en pantalón corto a las 10 de la noche a 1.600m de altura y diluviando no parece una buena idea, pero es lo que hay… Vicente no para de animarme, yo voy más callado que en misa. No articulo palabra.

La carrera está perfectamente balizada, menos por aquí. Empiezo a no ver balizas. Seguramente el aire y el agua hayan hecho que se pierdan o que se yo. Lo que nos faltaba ahora es perdernos. Las seguimos a duras penas, vamos por mitad de un rio… el agua ha subido y no hay forma de evitar mojarse los pies. Vicente se me adelanta y lo voy perdiendo de vista, me estoy quedando sólo.

El puñetero frontal, se me está quedando sin pilas otra vez, me alcanza otro corredor, creo que es Jorge, pero no, le digo que pase, pero no quiere. Creo que venía un buen trecho sólo y pasaba de seguir así. Por lo menos tengo compañía.

Que de vueltas para llegar a la Fouly: Y otra vuelta y ramas, raíces piedras como cuchillas. ¿Pero donde han metido este pueblo? Cuando llegamos a un carril, que parece el definitivo para llegar al avituallamiento, veo a Vicente esperándome, juntos hacemos los últimos metros hasta el control. Lo hemos conseguido. Nos alegramos como si ya estuviésemos en meta… y nos quedan aún 57 km jejejeje.
Nos metemos dentro del avituallamiento, nos quedan 25 minutos para que cierren este control, fuera… diluvia. Hay que comer y ponerse la ropa de agua, a la carrera. Mira por donde voy a estrenar mis pantalones Bonatti. 

Me pongo la ropa de agua, como y ya estamos otra vez…. Megafonía, 10 minutos para el cierre del avituallamiento. No veas como jarrea agua,… allí todo el mundo se mira… hay que echarle… valor para salir, pero… yo no he llegado hasta aquí, pasado todo lo que ha pasado para asustarme por el agua. A falta de 5 min para el cierre, salimos. A Jorge no lo hemos visto entrar. Nos vamos con la sensación, que no ha entrado en tiempo.

Escuchamos por megafonía, cerramos el control, algún corredor se queda comiendo algo caliente fuera del refugio para no ser eliminado, en un techito para protegerse del aguacero. Ahora vamos a tener otras 4 horas hasta el siguiente control. 

Por el perfil parece que es terreno de bajada y luego subida a Champex Lac. Nada más salir, a 400 metros deja de llover. La temperatura vuelve a ascender y empiezo a sudar como un pollo. Hay que quitarse todo el abrigo, mis pantalones bonatti no salen con las zapatillas puestas.
 Tengo ampollas en los talones, me quito los pantalones, aguanto la respiración y zapatilla puesta otra vez. No se si es que la temperatura había aumentado una brutalidad o es que me había puesto a sudar del dolor al colocarme otra vez las pantera.

Me tomo unos segundos agachado y continuamos. Vicente empieza a notar los efectos del sueño, ya no habla… con lo bien que me estaban viniendo esos ánimos, ese continuo sacar temas para ir distraídos. Me dice… me estoy quedando sopa,.. ufff pues son sólo las 11 de la noche. Por el camino, encontramos a unos vecinos de la localidad, que por su cuentan habían montado una mesita en el portal de su casa, y nos ofrecieron café. Vamos,… ni enviados del cielo.

Esta familia nos da un par de cafés que sirven para que Vicente recupere su charloteo,… Nos dice que en 1h y media estamos en Champex lac. Nos miramos… son las 12… vamos muy bien de tiempo por primera vez desde hace muuuchooosss kilómetros. Pero no nos podemos relajar.
La subida a Champex Lac, tiene más vueltas que los meandros del Guadalmedina, no se terminan nunca. Y cuando crees que estás… no estás… como ya empezaba a acostumbrarme, no es una subida dura, pero si pesada como ella sola.

1h 30… pos va ser que no, que ya han pasado una hora y media, y del pueblo… ni rastro. No si al final la vamos a liar. Con lo bien que parecía que íbamos.
Hasta las 2 de la mañana no entramos en Champex Lac, lo de la hora y media era para gente normal, jejejeje.

De todas formas es media hora sobre el corte. Le digo a Vicente que aquí tenemos que descansar 10 min aunque sea. Que entre la tensión de ir con el agua al cuello, y los kilómetros, necesito comer bien y recuperar el resuello.
Eso hacemos, descansamos comemos bien, y unos minutos antes de que nos echen…. Nos Vamos, …empieza a resultarnos muy habitual el tema, jejeje. Hasta que no dice nada por megafonía no nos vamos jajajaja.

Empieza lo bueno. Esto lo tenía visto, mirado remirado y me acojonaba sobre manera. Los tres últimos picos de UTMB, el tridente. Tres puertos seguidos de 1.900 m de altura.

Ultra Trail Mont Blanc UTMB 2016 Perfil de carrera 170km detalle

Antes de venir pensaba, cuando llegue a este punto ya estaré reventao,… y sip no me equivoqué lo más mínimo, estaba reventao. Vuelvo a acordarme de Antonio Moreno (el profe) ve guardando fuerzas para estos últimos 40 km de carrera, que te van a hacer falta. ¿Pero, como iba a guardar? Si estoy llegando más justo a los controles, que a fin de mes.

La primera rampa de subida a la Giete, es demoledora, ponemos paso alpinista, y nos proponemos hacerla a un paso que no tengamos que parar en ningún momento,… el famoso paso tortuga. Y así subimos, tirando de bastones y de …. Pulmones.

Tres horas y media nos cuesta hacer los 11.5 km que separan Champex lac de la Giete, TRES HORAS Y MEDIA… pero lo peor es que ahora…. Ahora hay que bajar. En mi mente empezaba a rondar un pensamiento, me quedan tres bajadas y dos subidas,… y CUELGO LAS BOTAS. No vuelvo a subir una cuesta más en mi vida. Sólo dos cuestas más y a tomar por saco el Trail el Ultra Trail y todas sus muelas.

Empieza la bajada a Trient y empieza a amanecer. Ahora soy yo el que se está quedando frito. Que malo es el amanecer para el sueño, jijijij. Toda esta noche, había vivido tal estrés por ir entrando en tiempo, que el sueño no me había afectado, hasta ahora. Empiezo a ir zombi para abajo.

El terreno es malo, malo, me tropiezo con todo, y tengo los pies como para eso. Bajamos entre raices, piedras y rieras. Los pies me están matando. Vicente sigue bajando fácil, me cuesta la misma vida seguirlo. Y eso que no corremos,.. sólo caminamos deprisa. Yo tengo los reflejos de una morsa, veo una piedra… la veo… pero le doy … toma patada… ufff que dolor. Del leñazo, hasta ha rajado el calcetín en el tobillo. Una gracia.

Bajo tan lento, que mirando luego los tiempos, he hecho la bajada a Trient casi a la misma velocidad que la subida a la Giete … un crack estoy hecho yo bajando. Mi compañero se va un poco, y por detrás escucho Juanjo, miro y es Jorge… que alegría, creía que no había pasado los cortes… y el tio grande está aquí… oleeee… Le digo que tire,… que intentaré recuperarme y a ver si en la siguiente subida lo vuelvo a pillar yo.
Llegamos a Trient y sorpresa: Quedan aun 40 min para el cierre de control. Hemos hecho un colchoncito. Respiro aliviado. Por lo menos, vamos a poder hacer un avituallamiento decente. Y mirar el buffet, comer y sentarnos unos minutillos. No me lo creo. Al final lo vamos a conseguir. Me como un poco de salchichón, le meto mano a uno de los quesos que veo, cocacola … que me ha hecho mucho bien todo el día. Nuestras caras cambian, de ir como a un funeral a la alegría dicharachera del que piensa que va a conseguir el objetivo. Pero vamos que aún nos quedan dos subidas, y lo que es peor,… dos bajadas.

Pongo rumbo a Cantonge, Jorge ha salido antes, pero le damos alcance, nos dice que nos pilla en la bajada. Penemos nuestro famoso ritmo tortuga, esta vez tortuga diessel y a penar todo lo que se pueda subiendo, que luego la bajada es un viacrucis. No se cual es la razón, pero estoy recobrando fuerzas, subo y me encuentro fuerte, a buenas horas,..jejeje. El ritmo es vivo mientras subimos, se que tengo que arriesgar en este momento, que hay que aprovechar el minuto bueno, que la bajada, tal y como llevo los pies no creo que sea muy divertida.
1 hora 45 minutos tardamos en subir, estoy sorprendido. Empiezo a pensar en las 45 h que traía marcadas. Que pensamiento taaaan positivo. En lugar de pensar en el corte, pienso en el tiempo objetivo que ya tenía olvidado desde hacía 100km.

Ahora a buscar Vallorcine, para afrontar la última subida de UTMB y de mi etapa de Trail runner. Juanjo, la última cuesta y no vuelves a subir y bajar montañas en años. Vamooooossssss.
Voy muy animado, y la bajada la hago contento,… ritmo alegre, pero caminando. Trato de trotar un poquito, me duelen los pies, pero toca aguantarse… achuchaaa… Sigo trotando. Estoy aprendiendo a soportar ese dolor de los pies. Aunque sigo estando muy torpe, las raíces y las piedras me hacen llevarme varios sustos.

Por dios, porque sitios nos están metiendo, esto tiene mucho barro y mucha pendiente. Llevo las panteras que no tienen taco… uff que peligro… hasta que no puedo salvar esta caída, resbalo en las rocas y me doy un piñazo de los bueno,… codo y cadera se llevan la peor parte. Pero como un gato que cae en el agua, me pongo en pie y no rechisto. Con lo poquito que queda,.. es triunfo o enfermería.
Llego ya al pueblo… no voy mal de tiempo,… hay que cruzar las vías del tren, y ya está el puesto de control. Empiezan a bajarse las barreras del tren ¿ Cooomooo? No puede ser.

El voluntario nos dice que no podemos pasar, que hay que esperar. Totalmente prohibido cruzar con las barreras bajadas, pero si el tren no viene, ni se ve. Pues nada, hay que esperar. Que coraje. Estamos retenidos por el tren, y al otro lado el control. Ya verás tu, ya verás.
Pasado el tren llego al avituallamiento y mantengo el margen de 45 min sobre el corte. Esto está hecho.

Pero qué va, en UTMB, hasta el rabo todo es toro. La temperatura ha subido, una barbaridad son casi las 11 de la mañana cuando salimos camino del último puerto Tete aux vents. Nos van comentando que el puerto no tiene ni una sombra, que carguemos toda el agua que podamos que nos va a hacer falta. Le meto agua al camel, y lleno mis botellas de fuera. Voy con 2 litros y medio para arriba.

Tete aux vents, no es como los dos anteriores, este es un pedregal, y subiendo a medio día… me vuelve a sacar de vueltas. El puerto este es infinito, infinito y más allá. Cuando crees que vas a coronar, ves que es un collado y que sigue, y luego… sigue… joder que si sigue. Luego cresteas, y vuelves a subir. Ya estamos,.. pues no. He agotado el camel de agua, me queda un poco de agua en cada botella. Jorge viene peor, viene sin agua desde hace rato. Le doy lo que me queda de un bote, el sol pega mucho y no puede estar sin beber. Nos apañaremos, espero jeje.

Por fin coronamos la mítica Tete aux vents. Pero no, no es ese el puerto. Este tiene otro nombre, miro la inscripción, se habrán equivocado no?.. pues no. Empiezo a ver corredores allá en el quinto pino, hay que seguir subiendo. Cuando finalmente corono, el puerto he perdido todo lo que había ido recuperando. Hay un puesto de agua de emergencia, me dan un poco de agua. Jorge se ha quedado retrasado, y espero que ahora me cogerá bajando. No me rellenan los botes. Solo emergencia, significa agua para beber, nos dice que hay una cascada más abajo y que rellene allí, eso hago.

Me asusto tela, cuando veo la Flégere donde estaba y el poco tiempo que tenía para llegar. Me queda 1h, para llegar antes del corte. Son 4 km, que es un sube y baja. Uffff que apurado va a estar la cosa. ¿Te imaginas que te corten después de 160 km y 44h de lucha?

Ni lo pienso, acelero. 30 min al cierre de control y aún hay una bajada fuerte y luego una pendiente de unos 300m que diviso a lo lejos. Acelero y corro, no se como … pero corro. Llego a la base de la pendiente y la subo corriendo. 160 km en las piernas y me hago una cuesta de 300m corriendo. Que nadie me pregunte,… que yo también sigo pensando como narices lo hice.

Las personas que están por allí nos aplauden y animan como estrellas del deporte. Saben que queda muy poquito para que cumplamos nuestro sueño. Llegar a Chamonix. Entro en el último punto de control antes de la meta. La Fleguere entro con 15 min sobre el corte. Menos mal que había conseguido auquellos 45 min de colchón en Vellorcine. Que si no… ahora estaría fuera de carrera.

Pues no es para pensarlo. 8 km a meta. 1h 45 para hacerlos. Hay que andarle ligero.
Si antes podía correr ahora también: A correr se ha dicho. Que me parece muy poco 1h 45 para esos 8 km. El terreno vuelve a tener muchas raíces, piedras, saltos. Los pies los tengo reventados pero en 2h todo habrá terminado. Me entra arena y piedrecitas, ni me paro. Hora y media Juanjo, ya tendrás tiempo de recuperar.Se hacen muy largos esos 8 km pero estoy a un paso de conseguirlo.

Lo que a esa hora, el día anterior era imposible, hoy estaba siendo posible. Entro en las calles de Chamonix, paso por una fuente, me lavo la cara. He llegado con el suficiente tiempo como para disfrutar de este momento. Esto lo voy a recordar toda la vida.

Me saludan los niños, los espectadores, aplauden corredores que ya han terminado, esto supera con creces lo soñado. Jorge y yo vamos inflados de satisfacción. Ya sólo queda la famosa curva y la entrada en la recta de meta. Así retratará toda mi trayectoria de carrera luego la fría ficha oficial de la carrera. 

UTMB 2016: Ficha de pafra Juanjo, contra el tope de 46h30 en meta.

UTMB 2016: Ficha de pafra Juanjo, contra el tope de 46h30 en meta.

Pero yo ahora veo a Antonio Moreno ( el profe) en las vallas. Voy para él y lo abrazo, él sabe la importancia que ha tenido en esto, y se alegra. También está Javi. Ya sólo queda disfrutar: La meta es para mi, me abrazo a Jorge. ¡TIO, LO HEMOS CONSEGUIDO!

.

Esta UTMB ya formará parte de mi vida.

fotos utmb 2016 1 control material (23)

________________

.

GALERÍA FOTOS DEL UTMB 2016, POR JUANJO MONTESINOS. 

_______________

.

MAS SOBRE ENTRENAMIENTO, VIDEOS Y MATERIAL TRAIL. 

_________________________

Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com