CARRERAS DE MONTAÑA EN EQUIPO: Así vivimos las tres etapas del Gran Trail 62k en Ultra Sanabria.

.

La sección CARRERAS MONTAÑA CASTILLA LEÓN nos trae la ULTRA SANABRIA vivida en equipo. La prueba ofrecía un amplio menu por etapas (110, 64 y 42 kilómetros) y carreras individuales (12-13OCT) así como la edición inaugural de la  Sanabria Glaciar Race de 254k/D+11.000m.

.

Entre todas las opciones, nuestro equipo CARRERASDEMONTANA apostó por compartir con familia y amigos las tres etapas del Gran Trail 62k. Nos liamos cinco para compartir aventura: Dani, Jorge, Manuel, Alejandro y Mayayo. Así veíamos el balance de la prueba en la meta final, tras una feroz última etapa de lluvia y frío. 

 

__________________________________

.

ULTRA SANABRIA: TRES DÍAS, TRES MUNDOS. Por Mayayo. 

.

Fue en 2017 cuando se estrenó esta prueba. Y allá que se fue nuestro reportero Alejandro @cercedillatrail para vivirla y contarla. Aquí podeis ver aquella crónica personal donde ya apuntaba que estábamos ante una idea «diferente». Pasó el tiempo y un año despues, otro compañero del equipo, en este caso el guipuzcoano Mikel Leal le tomaba el relevo y nos contaba aqui su Ultra Sanabria 2018 110km, etapa a etapa. Tambien Mikel quedó contento y con ganas de volver..

Así pues, cuando llegó la hora de cerrar el calendario carreras de montaña 2019, tambien quise apuntarme a vivirla. Y lo mismo hizo Alejandro, de vuelta a Sanabria ahora como capitán de un equipo CARRERASDEMONTANA compuesto de cinco dorsales, más familias con media docena de niños, a sabiendas de que los servicios de guardería y juegos para ellos previstos por el evento harían que se pudiera disfutar en familia, a gusto.

.

Tres etapas por delante para Viernes, Sábado y Domingo sumando 62km en nuestra modalidad elegida, el Gran Trail. De esta forma, todos podíamos organizarnos para salir de trabajar a tiempo desde Madrid y en unas tres horas estar a pie de monte en Sanabría, listos para la primera etapa que arrancaba el propio Viernes a las 20.30 desde San Martín de Castañeda, epicentro de todo el fin de semana.

.

En el prólogo, la emoción de seguir la edición inaugural del Sanabria Glacier Race donde 14 dorsales se enfrentaban en autosuficiencia y sin balizaje a una traza de 254k/D+11.000m que debían seguir guiándose por los tracks de ruta y su gps. El Miércoles a las 20.30 arrancaban y mientras se acercaba nuestra salida, veíamos como su líder Imanol Aleson devoraba los kilómetros por debajo del tiempo previsto. Curiosamente, nos sería imposible aplaudirle en meta pues su marca final de 47h33m le hacía coincidir casi al minuto con nuestra salida de la primera etapa, situada a 2km en el diminuto pueblo de Vigo de Sanabria.

.

ETAPA 1: Cayó la noche y arrancó nuestra cronoescalada nocturna a la Laguna de Peces, remontando la Forcadura. Un bonito tramo de 7k/D+740m que alternaba viejos senderos con tramos de roca que, sin ser extremos, si pedían atención para remontarlos sin sobresaltos. La ascensión, con un tiempo en calma y la Luna del Cazador asomando naranja en lo alto del cielo se me hizo especialmente vistosa. Y eso, que las Verticales habían sido hasta hoy un yuyu personal, la única modalidad que nunca me había arrastrado. Pues mira por donde, esta primera experiencia me gustó. Meta en lo alto de la Laguna con un gran ambiente: Familias, amigos, una carpa con comida, luces…y frío, porque aquí de noche aunque haga bueno, refresca y mucho. Rápido descenso a San Martín en minibus de la org. y a la cama, que mañana llegan los 20km/D+740m de correr a todo trapo por las orillas del Lago Sanabria.

.

Ah! Me olvidaba: Ya de primeras quedó claro que como equipo no ibamos a subirnos al podio. Ni de lejos, jaja, que de ocho conjuntos que tomamos la salida, acabamos quintos esta primera etapa. Así que, un aliciente más para no agobiarse en carrera las dos etapas siguientes y saborear el viaje. Ilusión, toda. Talento competitivo, como que no mucho lucimos. Pero mira, al frío nocturno, buena cara le poníamos allá en la meta de Peces.

Con Manu en meta, Laguna Peces

.

ETAPA 2: La segunda etapa me resultó un purgatorio. En la salida, eso sí, la inesperada alegría de ver a un Imanol ya levantado, que junto a su hermano Angel se acercó allí para animar a todo el pelotón popular. Un lujo. Esta segunda etapa era la más rápida y tendida de las tres, que corrimos además con sol y calor pues tomamos la salida de San Martín a las 11AM ya con el azul bien pulido en lo alto. Bajar al lago por viejos caminos, bordearlo por sus orillas, una subida, una bajada…y la trepada final remontando la bonita y bien pina Senda de los Monjes. Los calores me sentaron mal y desde el km10 marché ya con calambres que traté de remediar como pude. Al menos, pude compartir muchos km con mi compañero Dani.

Meta al fin y muchos nervios sobre si salir mañana o no, para una etapa mucho más dura (35k/D+1640m) y con las piernas muy gastadas de este día. Para Manu, etapa con sobresalto pues una caída le trajo un fuerte golpe en el dedo. Corrió el Domingo y ya el Lunes marchó a confirmar que sí, que estaba roto y tocaba arreglaro. Las carreras de montaña y sus locos corredores. Así somos.  En fin, comer, beber, dos días completados y mañana el postre. Dios dirá.

Charla con Imanol tras la segunda etapa.

..

Ya lucía espléndida el Viernes, pero la noche oficial de la Luna del cazador era esta: Del 12 al 13OCT. Se trata de la luna llena más próxima al equinoccio de otoño, cuando el día dura exactamente lo mismo que la noche, después de la Luna de la cosecha, que este año llegó del 12 al 13 de septiembre. Lo que hace especiales a estas lunas es que permanecen en el cielo toda la noche sin dejar de brillar. Y si lo hacen, rielando sobre las aguas del Lago Sanabria y la corona de cimas que lo envuelve, pues…. Pena que las nubes y tormentas no la dieran tranquilidad para lucirse tanto como nos hubiera gustado, pero si la tuvimos a ratos allá arriba.

.

ETAPA 3: Gozando bajo la lluvia y el frío, al triscar entre las rocas. El tiempo dio un giro brusco la tarde-noche del Sábado con tormentas repentinas. La salida del Domingo a las 8.15 nos recibía con txirimiri, nieblas y unos 8ºC en el pueblo, que bajarían hasta 2-3ºC en el techo de carrera. A mi, confieso, me vino de película para poder correr sin tanto riesgo de calambres. Sin embargo, no era fácil calibrar el cambio brusco y el frío, tanto así que ambos líderes masculino y femenino se acabarían retirando por hipotermia. A la dureza de la meteo se añadía ser la etapa más técnica con diferencia, incluyendo dos descensos por viejos caminos de roca con el granito mojado. A quien le guste, un reto divertido. A quien no…

.

Y allá nos fuimos todos, arrancando a ritmo tranquilo el pelotón. Tercera etapa, sabiendo que esa Senda de los Monjes en brusco descenso al amanecer suponía un tramo bien delicado. Pelotón estirado ya desde esos primeros 5km y embocando el Cañón del Tera. Un lugar magnífico y salvaje, con un ascenso sostenido remontando lanchazos pulidos con abundancia de granito negro. Tramos de apoyos delicados, divertidos tambien si te gusta la parte más montañera de este deporte. Caídas inevitables, alguna lesión y frío en aumento al ganar terreno. Al fin, avitu en Presa Rota, junto a los muros que reventaron hace ahora justo 60 años, allá por 1959 y que volcó sus aguas por este mismo cañón que hoy subimos, hasta ahogar literalmente el pueblo de Ribadelago y a casi 200 de sus habitantes. Aun hoy, impresiona el boquete.

Presa Rota. al paso de la carrera.

.

De allí en adelante llegó el tramo más expuesto a los elementos con la lluvia arreciando mientras avanzábamos primero por pista forestal y despues por senderos ascendiendo entre los páramos de la zona. Seguíamos a lo alto hasta coronar por fin y lanzarnos ya en un primer descenso tendido hasta la misma Laguna de los Peces que nos viera estrenarnos la noche del Viernes.

Avitu y otros 7km, ahora en feroz descenso a Vigo de Sanabria por la Forcadura, con esos tramos de roca suelta que ahora, tras horas de lluvia tenían doble emoción que cuando los subimos en seco. Los ultimos 3km a meta, fueron de trote por un encantador sendero viejo entre castañares. Un viaje en el tiempo a la época donde se levantaron, siempre con el granito que da esta tierra, tantas iglesias, ermitas y monasterios como salpican toda esta región.

.

¡Por fin, la meta! Alegría, saludos a los compañeros del equipo, amigos, familias. Turno para comer, beber y celebrar antes de ponernos en marcha de vuelta a Cercedilla. En la comida, con abundancia de sopa y pote para ir recuperando el calor, una misma opinión compartida por los cinco corremontes que vinimos. Pues sí que valía la pena el viaje, si…. ¿Habrá que  volver o qué? 🙂

________________________

.

MÁS SOBRE  MATERIAL CARRERAS DE MONTAÑA Y ULTRA TRAIL.

_________________________

Info redactada por Mayayo para Carrerasdemontana.com