Rutas Picos de Europa: El Anillo de Picos de Europa, los tres Macizos. por Fernando González.

.

Las rutas de Picos de Europa están siempre entre las destacadas para los corredores de montaña de toda España, con la carismática Travesera a la cabeza.  Estos años ha llegado con mucha fuerza el Anillo de Picos de Europa, con más de 110km/D+8.000m de aventura total que en tres variantes (Vindio, Extrem y Tres Macizos) permite disfrutar de un territorio único.

Hace un tiempo os hablamos del record fijado aqui por Pablo Criado en 23h57m. Hoy os traemos la crónica personal de la travesía realizada en solo por nuestro colaborador habitual Fernando González Fernández.

.

Rutas Picos Europa: El Anillo de Picos en sus tres versiones.

Rutas Picos Europa: El Anillo de Picos en sus tres versiones.

_______________________

.

Anillo Tres Macizos Picos de Europa NON STOP,

por Fernando González Fernández. 

 

Suena el despertador, son las tres de la madrugada. Me tumbé a las 12 y aún “disfruté” de los fuegos artificiales de las fiestas de mi pueblo Me levanto empapado en sudor. No he dormido nada. Amante escandalosa…

EL ANILLO me espera. Y ya son años ansiando que llegase este día. Ducha y desayuno. Dos horas de pilotaje nocturno escuchando a “Los Planetas” e intentando descifrar una vez más a Jota. Aparco en Sotres 1048. y echo a correr en soledad, son las seis de la madrugada.

Mi objetivo unir en una sola tirada todos los refugios de los tres macizos de Picos de Europa. Ambicioso y legendario proyecto de Cristino y Salva:  “Anillo del Vindio” Unos 120 kilómetros “de los de Picos”. Sobre 18.000 metros de desniveles acumulados y peleones

Momentos de dudas con las primeras cuestas. ¿Tendré un buen día? ¿Lo lograré? Por ganas no será.
En Collado Antesoles me quito el frontal, amanece y el espectáculo resulta grandioso. En poco tiempo llego al Casetón de Andara, primera muesca en mi revólver y único refugio del Macizo Oriental.

Selfie y raudo subo al Collado Valdominguero 2142. donde disfruto de un estupendo mar de nubes. Destrepe inicial y rápido descenso de La Canal de Jidiellu. Ya en Las Vegas de Sotres 900. y dentro del Macizo Central, dirijo mis pasos por pista hacia el Refugio de Áliva, el más lujoso del recorrido, tierra de Cantabria. No me entretengo, salgo de nuevo y tras pasar por La Vueltona entro de nuevo en terreno más montañero para al poco llegar al Refugio de Cabaña Verónica, comento mis planes al guarda y me mira con ironía.

Corro por terreno caótico, aéreo y de continuos equilibrios en dirección a Los Tiros de Casares 2374, tramo maravilloso y disfrutón rodeado de montañas alucinantes. Ya arriba, doy vista a la vertiente de Asotín y tras cruzar unos solitarios Jous enlazo con la ruta normal de Las Colladinas, para observado por los 1000 metros de pared de La Torre del Friero, llegar al idílico Refugio de Collado Jermoso.

Me encuentro ilusionado y con fuerzas, en mi salsa, mi ritmo es bueno, bajo junto a otro corredor que ha hecho un sube/baja preparando “La Transvaldeónica”. En nada estoy en Cordiñanes 860, el calor invade el Valle de Valdeón convirtiéndolo en un auténtico horno que me hace “disfrutar” de uno de los días más calurosos del año Leones. Chorreo sudor por todos mis poros.

Voy cruzando hermosos pueblos en este bonito valle hasta encarar la montaña de nuevo. Es el único punto de todo el recorrido en el que bajo a la civilización y tengo cobertura con el móvil. Entro en El Bosque de Argoya, reino mágico de Las Hayas.
Ya a la sombra, mientras asciendo en busca de la zona alta del Macizo Occidental, disfruto de senderos muy corredores para llegar al Refugio de Vegabaño, recibido por esa estupenda familia que lo regenta. Me tomo un café con galletas para merendar, son las seis de la tarde. El niño me pregunta ¿No cansas?

En dos horas de mágico ascenso estoy en Vega Huerta, uno de los sitios más bonitos de Picos, con su impresionante cara Sur de Peña Santa. Que recuerdos de escaladas alucinantes en esta hermosa pared. Foto de rigor y me marcho, me espera un magnifico tramo montañero para llegar a Fuente Prieta y Collado Les Merines 2246, la luz se va y los colores van cambiando por momentos del púrpura al bermellón llenándolo todo de magia. Tengo que pararme a tirar fotos.

Con la última luz llego al Refugio de Vega Redonda a las diez y media de la noche. A partir de aquí, con luna nueva, es decir en la más completa de las oscuridades el GPS resultará vital. Desciendo con precaución a los Lagos de Covadonga, llevo 30 años pasando por allí, aún así he de parar a orientarme varias veces…

El tramo de Vega Enol 1100. al Lago La Ercina se me hace eterno, por terreno muy caótico… no me creo que pueda estar echando tanto tiempo para tan poca cosa… al final enlazo con el camino que me llevará a La Vega de Ario, aquí ya prácticamente con el GPS funcionando como mis únicos ojos.

Refugio de Ario 1724. entre la niebla, ahora si que ya no se ve nada… esto se pone divertido… jejeje
Por delante el descenso de La Canal de Trea, tramo técnico y delicado donde cualquier resbalón puede costar caro.
Concentrado, como un autómata hago lo que mejor se hacer

Poquito a poquito voy perdiendo metros en busca del Río Cares, en los últimos tramos me veo empapado de esa densa oscuridad, pero cruzando una zona de vegetación alta muy exótica llena de flores violetas y a su vez con una nube de mariposas blancas atraídas por la luz de mi frontal que vuelan a mí alrededor… todo esto mientras escucho el “Lonely Boy” de mis queridos “Black Keys” en el mp3… LISÉRGICO.

Abandono definitivamente el Macizo Occidental de Picos y cruzo el canal, por delante la archifamosa Ruta del Cares, que casi 10 km después me llevará cerca de Poncebos. Tras la tensión acumulada del descenso de Trea, me abandono a la tranquilidad de esta zona fácil y me relajo… son momentos para pensar en la familia, los amigos, los seres queridos, la transmutación de las almas. Amanece y tras cruzar el puente de la Jaya 200, tengo por delante una subida de más de 2000 metros de desnivel, muy pero que muy dura.

Paso un momento malo, tengo hambre, sed, sueño, agotamiento. La cabeza se me va, estoy solo.
Aquí no hay controles, nadie con quién hablar si te encuentras mal, nadie sabe donde estoy. El grado de compromiso es muy grande.
Soledad y autosuficiencia. Hilando fino…

Poco a poco, como una hormiguita en busca de ese tesoro que se guarda en lo más alto. Aún no son las ocho de la mañana y el calor es insoportable. Y pensar que hace solo una semana me encontraba tiritando al borde de la hipotermia en Vegarada…
Prosigo. Metro a metro…

Por fin llego al Refugio de Cabrones, me tomo una cola y descanso unos minutos. (No se lo digas a nadie… ya casi lo tengo)
Asciendo en busca de Horcada Arenera 2283. y al fin ante mi “El Urriellu”, mi eterno amante petreo, cuantas jornadas de caricias pueriles,  cuantas citas nerviosas descubriendo los pliegues y arrugas más íntimos de su prodigiosa anatomía. Sueños verticales.

Ya en El Refugio de la Vega de Urriellu, otra cola, ya hace horas que no me entra nada sólido. Me felicitan y me siento muy orgulloso, no lo voy a negar. Corro fuerte, con energía, en busca del valle, aún tiro la última foto en El Refugio de la Tenerosa, última muesca.

Collado Pandébano y ansiada población de Sotres de nuevo: 31 horas y 48 minutos de PURA VIDA. Cierro el ANILLO.
No hay megafonía, no hay aplausos, no hay multitudes. No las echo de menos.
Otra quimera hecha realidad. Algo de mi queda atrás…
Una joya más para guardar con delicadeza en mi baúl de los recuerdos, hermosa Caja de Pandora: Anillo mágico, mi tesoro…

___________________________

.

ANILLO PICOS DE EUROPA: Galería de fotos por Fernando González. 

_______________

MÁS SOBRE PICOS DE EUROPA Y OTRAS RUTAS DE TRAIL. 

_________________________

Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com