Correr descalzo con los Tarahumara, por Nano Piesnegros: Crónica de la Ultramaratón de los Cañones 2012.

Los Tarahumara son una tribu mexicana de leyenda, por su estilo de correr con huaraches entre otras cosas: Correr descalzo, en inglés “barefoot running, sigue ganando adeptos tanto en su forma radical como a través de zapatillas minimalistas. Lo hace a pesar de los talibanes  pro/contra que se creen propietarios de la única forma “correcta” de entender el correr. Algo radicalmente opuesto al espiritu rarámuri,  para quienes todo lo que sea disfrutar cabe en su forma de entender la carrera. Hoy crónica de primera mano de Nano Piesnegros, tras correr descalzo con los indios tarahumaras de la Sierra Madre. Un privilegio.

Correr descalzo: Nano Piesnegros en las Barrancas del Cobre.

_____

CORRER DESCALZO CON LOS TARAHUMARAS, por Nano Piesnegros

Son contadas las ocasiones en las que una aventura se cuaja en tan poco tiempo y termina siendo tan increíble, completa e inolvidable como el espectacular viaje al Ultramaratón de los Cañones, en Guachochi, en el estado de Chihuahua en Mejico. Este viaje organizado por la agencia de viajes deportivos 26 running family (www.26rf.com) ha sido para mí la oportunidad de conocer a una etnia de atletas de ultrafondo, los Tarahumaras ó Rarámuris.

Tambien conté con unos excepcionales atletas y compañeros de viaje: Enrique Meneses (Actual campeón de España de Carreras de Montaña), Vicente Capitán (Campeón de España de Carreras de Montaña 2004, 2005, 2007) Javier Bellón (organizador del viaje, triatleta, gran persona y ya corredor de ultras) , Luis Alonso Marcos (1º en el Maratón de la Muralla china y 1º en el GTP80k como parte de su Grand Slam Marathon), Federico Arrizabalaga (que corrió su primer 1/2 maratón con sandalias), Santi Sanz y yo, el corredor descalzo que quería correr como un Tarahumara.

El sábado día 15 de julio se celebró el Ultramaratón de los Cañones 2012, las carreras de 63 y 100km. A las 5 de la mañana arranca la carrera, los “chabochis” (blancos y mestizos) totalmente equipados y los “rarámuri” o tarahumaras simplemente calzados con sus sandalias huarache, hechas con un trozo de neumático atado con un tira de cuero y con una cinta en el pelo. Nada de mochilas, ni zapatillas de 120 euros, ni relojes GPS , ni geles… qué impresionante!! Ya en la carrera de 10km del día anterior les vimos en grupo, tanto ellos como ellas, separados de los demás corredores, sin moverse apenas, sin hablar, serios e introvertidos, vestidos de gala para la carrera ya que, para ellos, una carrera es siempre una celebración. No calientan, no se preparan, no estiran: simplemente se acercan a la línea de salida y echan a correr como posesos cuando comienza la carrera ¡Ellos con sus huaraches y ellas con zapatitos!

Correr descalzos: Tarahumaras esperando la salida del Ultramaratón de los Cañones 2012

Luego, en la línea de meta se comportan igual: simplemente llegan. No festejan, no levantan lo brazos ni sonríen: Simplemente, llegan. Allí se agrupan en silencio y continúan observando toda nuestra extravagancia.

Los primeros 16 km de la carrera transcurren por caminos amplios y llanos hasta llegar a la barranca de la Sinforosa. Este tramo los rarámuris lo corren totalmente a oscuras, sin frontales que delaten su presencia. Sólo se intuyen por el suave y rápido pisar de sus sandalias hasta que se les ve pasar corriendo como fantasmas de otros tiempos.
La visión de la barranca de la Sinforosa, amaneciendo, entre nubes y brumas bajo nuestro pies, no tiene igual. ¡Es como si la tierra se hubiera partido! Sólo por esto habría merecido la pena el viaje. 

La carrera desciende por caminos estrechos, pedregosos y resbaladizos la pared de la barranca, 1200m en unos 10km. Es una bajada muy técnica, con gran desnivel y muchos cambios de dirección. Según se desciende pasamos de un clima continental de montaña a uno subtropical, con 35ºC y 90% de humedad. La vegetación cambia radicalmente y encontramos plantas tropicales y guacamayos en lo árboles. Parece imposible semejante cambio en tan poco tiempo. En el fondo de la barranca se recorren 10km cruzando arroyos entre piedras y troncos, junto pequeñas cascadas. La vegetación es muy espesa y el terreno es todo piedras.

Correr descalzos: Ultramaratón de los Cañones. Perfil de carrera.

Finalmente comienza el ascenso de 8km y 1200 m de desnivel: Las Zetas!! Entre acantilados de 600 y 700m, con caídas de agua por todos lados, sobrevolando a veces zopilotes y otras Guacamayos, se asciende por caminos estrechos hasta salir de la barranca. Una vez fuera los 18 últimos km son relativamente llanos, por caminos pedregosos pero amplios hasta el pueblo de Guachochi donde está la meta. La carrera de 100km sigue el mismo recorrido, volviendo hasta la barranca y otra vez a Guachochi para así completar la distancia.


Son en estas distancias donde los Trahumaras son increíbles atletas. Así como en las carreras de 10 y 21 km el Keniano Kibbet y el español Enrique Meneses quedaron 1º y 2º a bastante distancia del primer tarahumara, fue muy diferente en las de 63 y 100km pues ganaron en ambas carreras, siendo Luis Alonso el primer corredor no Tarahumara en la carrera de 63 km en 9º puesto!! Qué grandes Luis y Enrique!!

La cualidad de superatletas que remarcaba Mc Dougall en el título de su libro Nacidos para correr sólo se entiende conociendo el lugar que habitan.
Las barrancas del cobre son una serie de fallas abruptas y escarpadas, de hasta 1500 m de profundidad en las que habitan los tarahumaras en casa dispersas y separadas unas de otras. Sus desplazamientos diarios implican recorrer largas distancias por estrechos caminos, entre barrancos y rocas desde niños. ¡Los niños que pudimos ver en las barrancas iban habitualmente descalzos! Este entrenamiento diario les lleva a tener una gran resistencia y una gran habilidad para manejarse en este terreno.

Miguel Lara, el rarámuri que quedó 1º clasificado en la carrera de 100km nos confesó que no sigue ningún régimen de entrenamiento, que normalmente no corre, que simplemente trabaja en la granja de su padre y sólo corre para las carreras, los juegos del “rarajípari” que consiste en correr pateando una bola de madera hasta que el cuerpo aguante!! y que es tradicional en sus fiestas.
Luis, Javier y yo participamos en la carrera de 63km. En la salida tuvimos la oportunidad de hacernos una foto con Arnulfo Quimare, personaje del libro Nacidos para correr, y ganador de otras ediciones y que en esta ocasión, terminó en segunda posición en la carrera de 100km.

Correr descalzos: Las huaraches al estilo rarámuri.

Yo suelo correr descalzo todas mis carreras pero, sin conocer en esta ocasión el terreno y corriendo con los Tarahumaras, llevé mis propias sandalias huarache, unas LUNA SANDALS que me hizo llegar mi amigo Barefoot Ted (también personaje del libro Nacidos para Correr) para probarlas en esta carrera y así correr como un tarahumara. Arnulfo las miró con ojo crítico, tocó la suela y finalmente me dijo que no creía que fueran a aguantar toda la carrera.

Hice gran parte del recorrido descalzo y fue una auténtica gozada, sobre todo la bajada , pisando barro y saltando de piedra en piedra. Fui alternando correr descalzo y con las LunaSandals que se comportaron mucho mejor de lo que esperaba, sujetando bien el pie y haciendo muy cómodos los tramos complicados. Definitivamente serán mi plan B para próximas ocasiones. Al correr descalzo entre esas impresionantes paredes de roca, sintiendo toda la energía que una tierra tan salvaje transmite, realmente me sentí corriendo como un tarahumara. 

El plan que Javier y yo nos habíamos trazado para esta carrera era ir muy tranquilos, sacar muchas fotos y vídeos y disfrutar al máximo. Puedo decir que lo cumplimos al 100%!! Nos detuvimos innumerables veces a sacar fotos, grabar ,nos hicieron entrevistas para la televisión mejicana!!, y a mitad de camino incluso nos dimos un chapuzón en el río. No puedo contar la cantidad de fotos que nos hicimos con otros corredores, ¡todos querían una foto con los españoles!


Llegamos a la meta entre los ánimos de nuestro compañeros que se habían hecho con la megafonía y tenían a todo el pueblo pendiente de la llegada de los españoles y el “corredor descalzo”.  Para Javier era la primera vez que hacía esta distancia y con las características de carrera, la superó como un campeón.

Desde el punto de vista de un corredor descalzo la carrera es muy complicada, con escasos tramos cómodos de 100 o 200m. Incluso los tramos en llano son caminos muy pedregosos, con piedras rotas del paso de los vehículos. Dentro de la barranca el terreno cambia constantemente pasando de barro en las zonas de umbría a muy seco en las caras soleadas recorrido muy exigente para los pies pero muy entretenido. La parte baja de la barranca es todo rocas desprendidas y arrastradas por el agua, o bien rocas grandes que quedan descubiertas al llevarse el agua la tierra. En esta ocasión, combinando correr descalzo con las LunaSandals para mis pies fue muy sencillo, únicamente una pequeña rozadura entre los dedos por la fricción con la tira de la sandalia debido a ser la segunda vez que las usaba.


La oportunidad de correr descalzo con los tarahumaras en las barrancas ha sido una experiencia deportiva espectacular. Para un corredor descalzo como yo, habiendo leído el libro de Mc Dougall “Nacidos para correr” y habiendo soñado con estar allí , este viaje ha sido un sueño hecho realidad . Nano piesnegros

_____

Gracias Nano por compartir con nosotros la crónica de una gran experiencia en la meca del barefoot mundial. Si deseas ampliar info sobre esta y otras experiencias similares, aquí la web del autor, recomendada.

_____

EL MUNDO BAREFOOT: MÁS INFO DE ZAPATILLAS Y FILOSOFÍA

Desde que vivimos en persona el minimalismo en ultra trail durante aquellas 100 Millas de Leadville 2010 que compartimos con BarefootTed  y con McDougall, este movimiento nos ha resultado de especial interés. En la carrera de Leadville 1993 nació la leyenda tarahumara, que luego Mc Dougall persiguió hasta sus fuentes.  (Aquí el duelo Rarámuris vs Ann trason de la Leadville 1994, maravilloso)  

Leadville 100 Miles 2010: Atardecer sobre Twin Peaks y Hope Pass (3.800m) Foto: Mayayo

Correr descalzo era ya desde años atrás algo habitual como complemento de entrenos para muchos corredores de montaña y/o pisteros, incluido mi caso. Tiene, como todo en las cosas del correr por montaña, cosas buenas que aportar y excesos de los que prevenirse: Por eso es importarse informarse. Por eso es importante no creerse nunca en posesión de la verdad y descalificar a los demás. Ante todo se trata de divertirse, lo que para tí puede ser imposible hoy, para otros corredores de montaña con más experiencia, puede no plantear problema alguno. No les critiques antes de haber corrido con ellos.

Aquí algunos de los temas previos del minimalismo ya tratados: 

Si quieres más de las carreras y personajes recogidos en “Nacidos para Correr”, aquí.

Nacidos para correr descalzos (I) Orígenes de la Barefoot Manía. 

Nacidos para correr descalzos (II): Barefoot running. Argumentos a favor y en contra

Más información sobre zapatillas minimalistas para correr por montaña

Nacidos para correr descalzos (3) : Cómo correr descalzos. Técnica barefoot. 

_________________________

Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com

Anuncios