Corredores de montaña: Crónica personal Haria Extreme 2013, por Belén Díez.

.

.

Dentro de los corredores de montaña las mujeres son aún una pequeña minoría, que en la mayoría de las pruebas no supera el 10% de los dorsales. Si queremos que nuestro deporte crezca es importante prestar atención tanto a las grandes figuras que se disputan la victoria en cada gran ultra trail internacional, las Nerea Martínez, Emelie Forsberg,  Oihana Kortazar o Anna Frost; como tambien a cada una de las corredoras de montaña que se ponen el dorsal a salen a correr con nosotros por el monte. Hoy traemos la crónica de Haría Extreme 2013, la Copa de España vista por Belén Díez.

.

Clasificaciones Haria Extreme 2013 Copa España FEDME Ganadores x categorías.

Haria Extreme 2013 fotos Kataverno (1)

______________

HARIA EXTREME 2013: Crónica personal por Belén Díez.

Apenas 24 horas después de cruzar la línea de meta de la Haria Extreme 2013, son muchos los recuerdos y sensaciones que se agolpan en la memoria al escribir estas líneas.
Aunque el pistoletazo de salida para esta prueba sonó a las 8 de la mañana del 15 de junio, la “experiencia Haría Extreme” comenzó el día anterior, en el que tuvimos la oportunidad de convivir algunas horas con “la élite”, algunos de los mejores corredores del panorama nacional, como Nuria Dominguez, Maite Maiora, Eva Maria Moreda, Fernanda Maciel, Luis Alberto Hernando, Pablo Criado, David López Castán y Dani Tristany. Me sorprendió hasta qué punto cuidan todos los detalles la jornada anterior a la carrera: trotecillo de reconocimiento de parte del recorrido, comida ligera, nada de alcohol ni de dulces, siesta de rigor, un rato justito en la Feria del Corredor para recoger el dorsal y posar en las fotos oficiales, cena de la pasta y escopetados a la habitación para descansar el mayor número de horas posible.

Corredores de Montaña: Reconociendo el terreno la víspera de carrera.

Corredores de Montaña: Reconociendo el terreno la víspera de carrera.

La tarde del viernes fue muy intensa para mí: la recogida del dorsal y una bolsa del corredor que parecía un regalo de comunión enlazó con la cena de la pasta y tareas periodísticas diversas, de modo que me acosté pasada la media noche. El despertador sonó demasiado pronto el sábado por la mañana, o eso me pareció. La mañana amaneció soleada y con viento intenso, como habían anunciado, algo que no me agradaba mucho puesto que me va mejor el frío. Un desayuno escueto a base de galletas príncipe y café antes de ir a la zona próxima a la salida, en la que cientos de participantes de las tres pruebas a disputar pululaban a modo de enjambre humano. El gesto abstraído y preocupado de algunos de los “buenos” reflejaba la tensión de los momentos previos a una competición que forma parte de la Copa de España y se antojaba dura por su “corribilidad” y el gran nivel de los favoritos.

Haria Extreme 2013 perfil

Mi intención era salir suave, regulando bien hasta el km 18 con el fin de afrontar con fuerzas los últimos 14 km del circuito. Sin embargo, arrastrada por la jauría humana, el primer mil por las calles del pueblo y una rambla seca salió muy cerca de 4 minutos. Pronto tuvimos que frenar en seco y ponernos en fila de a uno para superar una tubería que cortaba el lecho del riachuelo. La rambla daba paso a una pista que, tras un tramo de asfalto, continuaba por una estrecha senda entre roca volcánica, un paraje conocido como Malpaís de las Siete Leguas. El camino era tortuoso y estaba salpicado de grandes fragmentos de lava que la vegetación ocultaba, por lo que había que andar con ojo para avanzar sin tropezar y era complicado adelantar.

El tiempo pasó volando y pronto me hallaba en el avituallamiento del km 10. Decidí probar el isotónico que portaba a pesar de que no sentir sed por el calor y la humedad ambiental. El circuito proseguía por el lecho seco de una torrentera, en mi opinión, la parte menos atractiva del recorrido, que me resultó algo pesada.
Al alcanzar la localidad de Órzola, supuestamente situada en la mitad del recorrido, bebí algo más del bidón con el fin de rellenarlo de agua fría, que la organización había preparado en termos, un detalle que permite entrever el mimo con el que cuidó de los corredores, e ingerí un par de trozos de sandía. Las balizas nos condujeron hasta el puerto, pintoresco y con vistas muy bonitas, y nos adentramos en una nueva zona de sinuosos senderos salpicados de roca volcánica y con abundante vegetación desde la que se divisaba el mar y los recortados acantilados del norte de la isla.

Recordé que pronto llegaríamos a la primera de las dos subidas importantes de la Haría Extreme, del km 18 al 20, y traté de hidratarme. Dejamos la pista con piedrecilla negra por la que costaba avanzar para afrontar el ascenso. El terreno era cómodo, se podía pisar bien y presentaba algún pequeño tramo corrible, que aproveché para ir ganando puestos. Comenzaba a hacer calor, la gente ralentizaba el ritmo y no se veían muchas ganas de subir fuerte, por lo que adelanté sin problemas a más de 30 hombretones. En esta parte del recorrido disfruté mucho, me sentía bien y las piernas respondían sin aparente cansancio. En la espectacular cresta del Mirador del Río aproveché el avituallamiento del km 20 para rellenar el bidón y tomar otra pieza de sandía y calculé que estaba bebiendo poco, algo más de medio litro en dos horas y diez de carrera.

Corredoras de montaña en Haria Extreme 2013 fotos Kataverno (2)

A continuación se disponía la que me resultó la peor bajada del circuito, el Camino de las Gracioseras, unas zetas con abundante piedrecilla suelta que parecían no terminar nunca, de modo que era preciso ir pendiente del terreno y no pude beber como había planeado. Superado este tramo nos esperaba una pista en falso llano cubierta de pequeños fragmentos de roca volcánica que empezaban a hacerse pesados, sobre todo porque ya había sabía lo que nos esperaba más adelante en un paseo de reconocimiento que efectuamos la jornada anterior: la temible subida del Camino de los Pescadores, en la que podríamos ayudarnos de cuerdas para ascender. Mientras recorría la senda toboganera con mucha vegetación y rocas grandes que precedía al tramo más técnico de la prueba, comencé a sentirme acalorada y cansada, de modo que bebí casi todo el agua restante y aflojé el ritmo.
A esa altura del recorrido sobrepasé a una corredora joven de la Selección Catalana y me sorprendió verla caminar en una zona poco complicada. Extrañada, le pregunté si estaba bien y contestó afirmativamente. Después supe que se trataba Ragna Debats ganadora de la anterior prueba de la Copa y de la pasada Haría Extreme, pues había llegado lesionada a Lanzarote y se retiró al final del ascenso
La parte inicial de la subida era muy dura, ya que habíamos de avanzar sobre fragmentos diminutos de piedra pómez que nos hacían resbalar una y otra vez. En cada impulso perdía muchísima energía. El esfuerzo para avanzar me desgastó sobremanera, estaba harta de pedrolos volcánicos, sentía sed y quería llegar cuanto antes al avituallamiento del km 25 para beber agua fresca, pero antes tendría que dejar atrás la piedra pómez y el tramo final con las cuerdas. De repente, dejé de adelantar a otros corredores, que empezaron a pasarme, y me sentí aturdida, no veía bien, miraba la roca y no sabía interpretarla, no atinaba a poner las manos y plantar los pies para ayudarme en la trepada.

Nuria Dominguez en Haria Extreme 2013.

Nuria Dominguez en Haria Extreme 2013.

El público que se encontraba animando me gritaba que me ayudara de las cuerdas, yo les miraba confusa porque no sabía cómo utilizarlas. Recuerdo la imagen de la catalana trepando como una araña y creo que pedí cerveza a alguien cuando me dijo que pronto encontraría bebida. No sé cuánto tiempo perdí intentando descifrar el puzle que había ante mí. Yo pensaba solamente en beber agua y esa idea recurrente, junto a los ánimos de la gente, me impulsaron a subir como pude hasta el final. Una vez arriba me arrastré hasta el avituallamiento, enjuagué el bidón y lo rellené de agua fresca y sales, que me supieron a gloria. Un compañero de fatigas que había sido testigo de mi monumental pájara me animó a seguir bebiendo agua, tomar algo de coca-cola, también fresquita, y comer sandía y plátano. Estuvimos un buen rato recuperándonos, calculo que unos diez minutos, no había prisa si queríamos terminar la prueba.

El camino a meta incluía otra subida, más llevadera, en la que pude correr sin problemas y procuré beber de manera regular, seguida de otra bajada por terreno “normal” con algún destrepe y tres o cuatro kilómetros de llaneo por pista y asfalto. Los siete kilómetros de regreso al pueblo se convirtieron en nueve en nuestros GPS, de modo que en meta marcaban casi 34 km en lugar de los 32 de la ficha técnica. La llegada fue emocionante tanto por la animación en Haría como por la compañía del corredor grancanario que ayudó a salir del agujero negro en el que me sumí hacia el km 25. En la zona de meta, el despliegue de la organización era apabullante: avituallamiento de lujo, voluntarios para ayudarnos a entregar el chip, camillas para masaje, música, medalla de finisher… poco más se podría pedir, excepto una jarra bien fría de cerveza…

Después de una comida improvisada en uno de las terrazas de la plaza, pasé una tarde bastante mala intentando recuperarme de la carrera y tratando de beber lo que no había bebido en el transcurso de la misma, entre escalofríos y sensaciones extrañas. La tranquilidad de la Isla Negra y las casi diez horas de sueño del tirón obraron milagros y el domingo desperté bastante mejor para apurar los últimos momentos en este lugar.

La Haría Extreme me ha impactado por diversos motivos, como su exigente recorrido, el reto que supone correr en terreno volcánico, la animación en distintos puntos del recorrido (mención especial al canario con pulmones de hierro que aparecía y desaparecía a lo largo del recorrido cual dios omnipresente, alguien me comentó que es el campeón nacional de apnea), el impecable balizamiento, la organización absolutamente perfecta, el ambiente entre los corredores, la implicación del Ayuntamiento y los lugareños …

Quisiera agradecer a Carrerasdemontana.com  la oportunidad que me han ofrecido de participar en esta prueba y, sobre todo, de vivir la “experiencia Haria Extreme”, mucho más que una simple carrera.

Corredoras de Montaña en Haria Extreme 2013.

Corredoras de Montaña en Haria Extreme 2013.

HARÍA EXTREME 2013:

Aquí la crónica, resultados y fotos de la carrera ganada por Luis Alberto Hernando y Nuria Domínguez. 

_____________

HARIA EXTREME 2013: Galería de fotos por Memphis Madrid, de Kataverno.com

Aquí abajo os dejamos una muestra de las galerías de fotos de la Haria Extreme que hemos preparado para vosotros en nuestra web hermana KATAVERNO.COM dedicada al 100% a la fotografía en carreras de montaña. En esta web teneis ya colgada la galería completa  sobre esta carrera, perparada por MemphisMadrid, no os la perdais 🙂

________________

MÁS INFO SOBRE CARRERAS DE MONTAÑA EN ESPAÑA

 Temporada carreras de montaña 2013: Crónicas, resultados y fotos de las carreras más destacadas del año, aquí. 

Tienda online material para trail y montaña, ofertas especiales aquí

Carreras de Montaña 2013: Madrid, España, Europa, USA, Skyrunning y más. Calendario y novedades. 

_________________________

Info redactada por Mayayo Oxígeno para Carrerasdemontana.com